Connect with us

Mallorca, el paraíso del ciclismo

ciclismo Mallorca JoanSeguidor

Mundo Bicicleta

Mallorca, el paraíso del ciclismo

Mallorca, el paraíso del ciclismo

Tiempo de lectura:1 Minuto

En unos días duros para Mallorca, el ciclismo es la excusa para recordarnos las maravillas de la “isla grande”

Mallorca, la “Isla Mayor”, debía tener su representación en estas líneas: una bella y soleada isla considerada como el paraíso del cicloturismo, donde el buen tiempo, las maravillosas perspectivas, sus preciosos pueblos y unas carreteras ideales, harán disfrutar a todo amante del pedal que la visite con este propósito, donde encontrará terreno suficiente para poder machacarse subiendo duras pendientes, o bien tomárselo con más calma pedaleando por suaves colinas.

Mallorca es ciclismo

Los recorridos más exigentes que podremos localizar los haremos buscando la gran cumbre del Puig Major, una ascensión que no tiene nada que envidiar a puerto pirenaico o alpino alguno, o afrontando difíciles escaladas como Sa Calobra, o bien saboreando la hermosa carretera que bordea la Serra de Tramontana (“Sa Serra”) o dando una “vuelta” siguiendo la reconocida Ruta de los Faros.

Aunque Mallorca tiene muchos y variados trayectos para entrenar, para saborear los más espectaculares, además de muy rompepiernas, que podemos hacer en la isla, lo primero que hemos de hacer es huir de las bulliciosas carreteras de los alrededores de Palma, buscando rutas tranquilas para ir rodando durante unos kilómetros, calentando piernas,  antes de afrontar cortos pero duros repechos como Sa Fita del Ram, o algo más asequibles como el Coll d’es Portell, Coll d’en Esteva o el Coll d’es Torts, suaves ascensiones con poco desnivel.

Endura SK-SC

Por poner un ejemplo, de idílica podríamos definir la ascensión al Coll de Sa Gremola, rodeados de algarrobos, olivos, almendros y casas típicas mallorquinas para, en su descenso, entrar en una zona agreste de bonitos paisajes por una carretera que está colgada a modo de balcón hacia el mar.

Este tramo es muy entretenido, por sus asombrosas vistas y por lo divertido de la vía, con constantes bajadas y subidas de las de hacer a plato.

 

Miradores, pueblos típicos como Estellencs, Banyalbufar, Valldemossa… entre huertas y pinares, serpenteantes carreteras, cerca de la costa y de continuos sube y baja, alegrándonos con impresionantes vistas panorámicas.

Gobik, muy presente en la Mallorca 312

Las posibilidades son muchas y podríamos seguir, pero no querríamos despedirnos de la isla sin recomendar la entretenida ascensión al Coll de Sóller, quizás el puerto más conocido de Mallorca, con sus más de sesenta curvas de herradura, contando la subida y la bajada, y donde en su cima podremos recrearnos con unas buenas vistas de la bahía de Palma.

Texto: Jordi Escrihuela

Imagen: Hoteles Ferrer

 

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Mundo Bicicleta

Patrocinado

Inicio