“Mar y montaña” by Fran Zurita  

0
7
vistas

De una forma u otra llevo desde bien pequeño en el mundo de la bicicleta, de niño siguiendo el Tour de Francia por la televisión, y con los años, llevado por ese sueño, practicando ciclismo y BTT, hasta el día de hoy que me dedico plenamente como profesional con el Team Voralberg. Para mí la bicicleta es diversión, perseverancia, fuerza, amigos, conocer lugares, valores…

Un día surgió la idea del desafío 250-4000 porque muchos corredores y equipos vienen a entrenar por mi habitual territorio de entrenamientos. Después de hacer de guía en alguna ocasión y ver la gratitud de los corredores al entrenar por esta zona, pensamos que podíamos organizar una ruta enlazando los puertos más bonitos de la Costa Brava sur y el Montseny.

Publicidad

Y así salió la “Challenge Costa Brava”, una marcha que consigue una cosa muy difícil: combinar en una ruta Mar, Interior, Montaña y Alta montaña. Un reto único y original que entra en el corazón de Catalunya tras salir a nivel de mar. Un reto que se resume fácil: 250 kilómetros y 4000 metros de desnivel. Aunque también hay una “half challenge” para quienes quieran hacer algo intermedio, otro reto que conserva intacto el espíritu de la ruta original, con el objetivo que pueda participar más gente.

Aquí hay diversidad, diversión, naturaleza… el encanto de la Costa Brava y la posibilidad de descubrir un territorio único para practicar ciclismo, desconocido por muchos pero que en pocos años estoy seguro que tendrá el lugar que merece en el panorama internacional.
 Los primeros kilómetros los realizaremos bordeando la costa por una carretera muy divertida con constantes sube y baja. A través del primer puerto dejamos la costa, para adentrarnos en una zona interior con un paisaje completamente distinto, donde la vegetación mediterránea y las carreteras tranquilas marcan nuestro paso.

Tras esta transición, llegamos a la montaña de verdad, auténticos puertos que nos envuelven de tranquilidad, naturaleza y buenos paisajes, y bueno, alguna que otra emboscada …..
Si me pedís un sitio especial, me resulta imposible quedarme con solo uno, porque cada parte de la ruta tiene su especial encanto y toda ella en su conjunto es lo que la hace realmente única. Sí que es cierto que si a un sitio le tengo cariño es la subida del Turó de l’Home (1707m) porque  llevo muchos entrenamientos por ahí, sufriendo, pasando frío, calor, mojándome, pero siempre con la sensación final del trabajo bien hecho. Son esas relaciones de amor/odio que verdaderamente dejan huella. 
Ahora que estoy en mi primer año como profesional, miro atrás y veo esas experiencias. Estoy muy contento en mi equipo, tanto con el calendario como con mis compañeros de equipo. Estos días estamos por la Vuelta a Austria. Hay muy buen ambiente y es de agradecer, sobre todo cuando es tu primer año.

Por mi parte estoy contento con el trabajo que estoy realizando, siempre intento trabajar al máximo para el equipo y este año ya me ha tocado bastante el viento en la cara! como decimos nosotros “sacando los remos” para controlar carreras o fugas. Por contra cuando hay oportunidad de llegada al sprint el equipo cuenta conmigo, pero sobre todo me piden tranquilidad, que mantenga los ojos abiertos y que crezca como ciclista.


Por Fran Zurita

Deja un comentario