Connect with us

Marc Soler y la línea de la París-Niza

Marc Soler ganador Paris-Nice

Ciclistas

Marc Soler y la línea de la París-Niza

Marc Soler y la línea de la París-Niza

Tiempo de lectura:2 Minutos

Nada será igual para Marc Soler a partir de ahora

Esta mañana me acordaba de los epílogos de las últimas ediciones de la París-Niza. De hecho, el año pasado Marc Soler ya fue protagonista aquí mismo.

Casi todos los epílogos de Niza han tenido de protagonista a Alberto Contador.

Cruz – LEadboard2 Post

Hace un tiempo, dijimos, no echaremos de menos a Contador. Dudé por un momento si me iba a pillar las manos con esa expresión. Aquella reflexión nos valió un buen puñado de hostias.

Sin embargo, ya veis, no está Contador y el ciclismo sigue, continúa su curso vital, porque cambian los nombres pero sigue el circo y otra vez la ratonera camino de Niza fue eso, una trampa en toda regla.

París-Niza, “le printemps français”

Marc Soler atacó a 40 kilómetros de meta. Qué grandeza, qué seguridad. Hay que tener don para hacerlo, don, pero también personalidad, la expresión más educada que se nos ocurre.

Y empezó el baile. Sean Yates aislado, los Izagirre inquietos, Tim Wellens, hambriento.

Todo detrás de un Marc Soler que ya había apuntado al “jackpot”.

Marc Soler París-Niza JoanSeguidor<

Imagen: FB Movistar Team

Exámenes a superar

A 11,7 de meta, Omar Fraile y David de la Cruz tensaron el ritmo y pusieron a Marc Soler al límite, a ese punto de sufrimiento en el que todo indica que debes bajar los brazos…

Aunque no los bajó. Se reconstruyó tres kilómetros más arriba.

Marc Soler siempre creyó y no es sencillo en momentos donde las luces rojas empiezan a centellear.

Marc Soler que está en su último año de optar a la clasificación de los jóvenes allí donde compita, maquilla su edad con una madurez que sí, nos recuerda tiempos no tan pretéritos. Los tenemos aquí, a unos treinta años, más o menos. Un suspiro en un deporte más que centenario.

Marc  Soler ya es la figura que anunciaba desde su último año de Lizarte, pasando el exigente filtro para estar en el Movistar pro.

Aúna el Tour del Porvenir a la París-Niza, la carrera en la que el año pasado se distinguió también en la última jornada, en las calles de Niza, escapado con De la Cruz y el mentado Contador.

Las virtudes de Marc Soler

Para que Marc Soler haya ganado su primera París-Niza ha echado mano, ha desplegado todas sus virtudes.

Templanza, jugada por su “tarannà” y entiendo que por el equipo, jugada con acierto en esta carrera donde muchos pierden el carnet en las primeras etapas, corridas a ritmo de clásica, en medio ambientes gélidos y trampas en cada esquina.

Calidad por su crono, ahí delante, en medio de muchas figuras, rodando como su corpachón promete.

Equilibrio para salir vivo de esas llegadas en alto en las que está en desventaja hasta que su cuerpo se cincelado de aristas y aquello que sobra para ganar poder en las cuestas.

Y todo jugó a su favor, la suerte de los campeones se llama. Hasta el desliz de los Izagirre en el descenso, hasta el derrumbe de Simon Yates, rato antes de que su hermano ganara en Tirreno. Hasta el Mitchelton se quemó en una caza infructuosa.

El carnet de ciclista

Este domingo 11 de marzo NADA podía con Marc Soler.

Sí, lo sé, la línea azul de la París-Niza impone: Indurain- Contador- Luisle- Marc Soler.

Los que hemos convivido con las raíces de Marc Soler, los que conocemos su entorno, dónde ha crecido queremos evitar la tentación de compararle, no queremos presión, queremos ver como ese chaval que un día nos vino a acompañaren una media maratón de Vilanova, que luce timidez como tarjeta de presentación, crece hasta ser el que deba ser.

Porque él es Marc Soler, un nombre que ya ha hecho historia.

Imagen tomada de FB de Movistar Team 

INFO

El kit del Burgos BH en tu mano

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Ciclistas

Inicio