Marc Soler, siempre con los pies en el suelo

0
312
vistas

El futuro de Marc Soler llama la atención…

Hace unos días pensamos, y así lo escribimos, que en la jornada reina de la Volta a Catalunya vimos el mejor ataque de Alejandro Valverde, y mira que lleva unos cuantos. En Lo Port, el murciano dejó de rueda a Froome y Contador, pasando reválida frente a rivales que sin duda marcan el nivel del triunfo, altísimo, y sin duda le habrán hecho mejorar.

Para muchos, el ciclista clave en el movimiento de maestro de Valverde fue Marc Soler, que aquel día sencillamente caminó desmelenado. El de Vilanova no sólo maduró los rivales, es que dejó los justos y necesarios para que Valverde diera la puntilla, en uno de esos días que el Movistar tocó el cielo, uno de esos días que hace tiempo que no vive.

Esos momentos en Lo Port han marcado en clave internacional a Marc Soler, y así lo vemos en la entrevista que CyclingNews le saca en portada. Ávidos de nuevas figuras, en el portal anglosajón miran el ciclismo español en lectura de grandes vueltas, más que en clásicas, y en ese sentido señalan a Marc Soler como el máximo exponente de la nueva generación.

La entrevista marca dos cosas, por un lado lo dicho, que Marc Soler suena más allá de los Pirineos y que lo que es este ciclista, lo dice y cómo lo dice es fruto de una honestidad tremenda consigo y con los demás, porque Soler no da titulares, sencillamente narra como un ciclista joven, muy joven, se abre hueco entre los mejores del mundo, sin estridencias, paulatinamente, un poco como su forma de correr que tanto nos recuerda a otros que triunfaron en “chez Unzue”.

Paradójicamente el periodista pone acento en lo sucedido en la Volta, y sin embargo Marc Soler se queda con el cambio de chip que le supuso la París-Niza, sus tres ultimas etapas, y en especial la última, cuando fue escapado con David de la Cruz y Alberto Contador. Estar delante en una jornada como aquella, de cuchillos larguísimos, de la que Henao salió vivo por los pelos, es de tener mucha calidad, y Soler estuvo con los dos primeros hasta las calles de Niza, incluso con fuerzas de reprender a De la Cruz, cuando estaban a ver quién se comía la tostada de salir a por Contador.

Y es que, el destino caprichoso también quiso ponerle a Contador en el camino cuando fue el último en descolgarse del madrileño en los aledaños del Angliru. Dos momentos importantes del epílogo de Contador, y en los dos Soler estuvo presente, como si el destino le quisiera marcar.

En los comentarios de la noticia se admite que se esperaba más del corredor de Vilanova en la Vuelta a España, cuando creo, de verdad, que hizo la carrera que se podía esperar de él, e incluso la mejoró, pues se metió en mil fugas y no se quedó quieto en el grupo cuando, no lo olvidemos, estaba en su primera gran vuelta y por tanto pisando terreno desconocido para su cuerpo y rendimiento. Además la Vuelta de Movistar fue la propia de un equipo que todo lo juega a dos bazas que cuando fallan todo se desnorta.

Ahora para Soler existe el reto de mejorar lo pasado, cosa que no es sencilla, como creo que tampoco lo será dar cuenta de las nuevas generaciones cada vez que se le pregunta por el relevo y la edad de oro del ciclismo español.

Imagen tomada del FB de Marc Soler

INFO

Así te sienta el maillot de Movistar…

Publicidad

Deja un comentario