Connect with us

#Moments2018 Marc Soler, el sol de Niza

Marc Soler Paris-Nice JoanSeguidor

Opinión ciclista

#Moments2018 Marc Soler, el sol de Niza

#Moments2018 Marc Soler, el sol de Niza

Tiempo de lectura:2 Minutos

Marc Soler ya tiene el día al que agarrarse para confiar en el futuro

Niza es una cuna mecida por el Mediterráneo, ahí, encajada entre los últimos contrafuertes del Mediterráneo y esa balsa azul, brillante y limpia.

Niza es el sol de Francia, un lugar donde acostumbra a hacer buen tiempo, mientras el hexágono tirita.

Por eso la París-Niza es la “carrera hacia el sol”.

Porque busca la luz en medio de la prórroga del invierno francés, de nieves de deshielo y una nevera por ambiente.

La jornada final de la París-Niza se ha convertido en un clásico de manual.

Los gigantes de Niza

Una jornada que queda en los anales, una ratonera por entre las cuestas que despiden en macizo alpino que rompe en el mar.

Un día de emociones, sin tibiezas, un camino corto, pero intenso.

Contador lo supo con Henao y Geraint.

A Simon Yates le tocaría la misma con Marc Soler

Paris-Niza Marc Soler JoanSeguidor

La jornada final de la París-Niza de 2018 era otra trampa de 110 kilómetros. 

Un día de cuchillos largos en el que el sol salió en el podio, de amarillo: templanza catalana en la cara siempre reposada de Marc Soler.

El ciclista que parece que no está, pero está, se metió en medio de la tormenta y el frío de la primera primavera en el corte con David de la Cruz y Omar Fraile para no parar hasta meta.

Perseguía vagamente Simon Yates, con su Mitchelton desmembrado, para ver que el desastre de Finestre, en el Giro, tuvo un prólogo, no muy lejos, en los alrededores de Niza en una de esas jornadas que quedan para siempre.

Marc Soler, el sol de Niza, iba de blanco, como los grandes de siempre en Niza, pero esta vez el premio era amarillo, una prenda que recogió en el podio para llevarse para siempre a su Vilanova.

Ganar en Niza no es cosa cualquiera, es una victoria que marcó el camino de otros grandes,.

Porque a Marc Soler todos le atribuimos esplendor en el futuro, pero ojo, que las cosas no son sencillas, dan mil vueltas, viran y el azar a veces se impone.

Envía tu bicicleta con Nacex

Marc Soler fue un gigante en Niza, como otros tantos antes que él, pero refrendar lo que muchos ya le atribuyen es otra cosa y no depende de él, no exclusiva de él, y sí de que la vida le sonría, tanto o más, como hasta ahora.

Sin embargo, mientras esperamos y atisbamos su evolución, ese día de Niza ya lo tendrá para siempre.

Ya lo tendremos para siempre.

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Lo más popular

Categorías

Inicio