Connect with us

Marcel Kittel, el “velocista de Champions”

Ciclistas

Marcel Kittel, el “velocista de Champions”

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Si Marcel Kittel tuviera más oportunidades…

Ocurre en el ciclismo que no sabría si llamar contemporáneo o moderno, pero que es el ciclismo que vemos en nuestros días, que se privilegia ciertos terrenos frente a otros. Ocurre que los nobles ejercicios de la contrarreloj individual o la llegada al sprint son raras piezas de colección, en las que se cuentan con los dedos de la mano, las perlas que nos dejan final de año.

Cambrils ZC, Gran fondo

Menos ocasiones, y más concretas, entre no pocos nombres y con la sensación de que el mundo se acaba si no mojan cuando se les requiere. Así se ve la “semana fantástica” de la velocidad, la primera del Tour, donde se citan los hombres más rápidos a este lado del Atlántico, con la simple misión de poner el casillero a funcionar.

Ganar una etapa en el Tour de Francia multiplica por tres o por cuatro cualquier otro triunfo. Marcel Kittel lleva catorce etapas ganadas en el Tour. Catorce nada menos, de las cuales cinco cayeron sólo este año, en el claro y nítido ejemplo de que es el mejor ciclista en su terreno, ahora mismo, en estos momentos.

Kittel no sólo gana, impone, en todo tipo de circunstancias, ya lo contamos en su día…

El problema no es que Kittel gane, es la forma que lo hace, sabiendo cuál es su distancia, arrancando desde atrás, desde muy atrás, haciendo trabajar lo justo a su equipo cuando peor es hacerlo, en los últimos kilómetros, y remontando corredores con una facilidad supina, casi insultante. Dejando en frustración a muchos…

Cinco etapas en el Tour, como cinco soles, un monumento digno de recordar y dibujar. La primera echando el resto, sin apoyos solíticos, aunque con un equipazo celebrando sus triunfos, Styban, Trentin, Vermote,… pocas veces se ve tanta comunión. Kittel es de los que se deja el alma. Otras ganadas entre peligros andantes, con Démare jugando al equilibrio imposible, con Sagan y Cavendish mascando la tragedia, con Greipel entumecido, con Kristoff desconocido, con Bouhanni, descolgado…

Pero hay un día, una jornada, marcada en rojo, en los anales, aquella que ganó bajo la bocina a Boasson Hagen, que tremenda victoria, una de esas que vista y revista nunca diríamos quién ganó, no sé yo de la historia de sprints imposibles, pero aquel fue memorable, de esos que quedan en la historia, como el que en Limoges, la tierra de Poupou, le ganara a Bryan Cocquard. Hasta unos minutos después no se supo del ganador.

Kittel es el velocista ideal, no sé si llegará a Mark Cavendish, porque el de Man camina en el tartán de la leyenda, pero desde luego será un dignísimo sucesor, incluso con la leyenda negra que rodea a su histpria verde, el color de ese maillot que se obsesiona por llevar un día hasta París, pero que un día lo pierde todo, por un mal paso y un equipo, el Sunweb, que estuvo a punto para ponerle en bandeja la prenda del más regular a Michael Matthews.

Ahora Kittel tendrá otro rival, será colombiano, un excompañero llamado Fernando Gaviria. Kittel pasa del azul al rojo, desplazando a Kristtof de la pole del Katusha, equipo de claro acento alemán, desde el copatrocinador, Alpecin, a estructura y corredores. Kittel tiene el doble reto, mantener la corona oficiosa y hacerla oficial en el Tour, donde la velocidad aún se venera y se respeta. Porque él lo vale.

Imágenes tomadas de FB de Quick Step

INFO

La primera travesía de Cycling Costa Daurada

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Ciclistas

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio