Mark Cavendish, a veces Jekyll, otras Hyde

0
0
vistas

Cuando en Omega ficharon a Mark Cavendish supongo que fueron conscientes de lo que venía en el pack. A veces ángel, muchas veces diablo. Nunca en el medio. Mark Cavendish es “l´enfant terrible” de nuestros tiempos. Una veleta de cómo le sople el viento, que dice negro donde ayer aseguró blanco. El pack, el citado paquete, contenía victorias, algunas de la bellísima factura de la segunda etapa de la Panne, pero también un bocazas como no hay otro igual. Ya se sabe, estos velocistas que entran al trapo a velocidades endiabladas no pueden estar bien del todo, es imposible.

Miremos lo que dijo el de Man al final de una jornada de la Tirreno en un extracto curiosamente traducido.

 

“No sé, la verdad… Yo debería haber estado en la parte delantera y entré en un montón de caos”

“Entramos en el último kilómetro en la 30ª posición y tenía mucho trabajo que hacer. Estoy bastante decepcionado con esos últimos chicos. A 200 metros, el pelotón se lanzó y yo tuve que frenar y fue entonces cuando perdí”

“Trabajamos como un equipo, pero no estábamos en una buena posición en el último kilómetro. Estoy muy decepcionado con mi tren hoy. Sé que es mejor que eso. No es frecuente que diga eso, pero creo que tendremos que hablar esta noche”

 

Y ahora contemplemos lo que aseguró al final de la segunda jornada de La Panne.

 

“Trabajamos para nuestros chicos de la general y yo estaba allí para ayudar. Estoy feliz de que hayan sido capaces de cambiar el chip y me ayudaran hoy. Así que estamos en buena posición. Hemos ganado una etapa y todavía estamos arriba en la general. Estamos deseando que llegue el día final”

 

Ambos entrecomillados, recogidos íntegramente de www.biciciclismo.com, se llevan escasos veinte días. Dos modos de ver el trabajo de un mismo equipo tan separadas en su óptica que cuesta creer que salgan de la misma boca. Este velocista, el mejor de su generación y posiblemente en mucho tiempo, continua allanando el camino hacia una leyenda como nunca la hubo. En su epitafio pondrá: “Aquí vivió un intrépido”.

Foto tomada de www.roadcyclinguk.com

Deja un comentario