Mathieu Van der Poel: el ciclista total

0
354
vistas

¿Quién es el mejor ciclista del mundo? ¿Podríamos decir que Mathieu Van der Poel?

Hace un tiempo recuerdo que escribimos un texto sobre Marianne Vos. En ese post hablamos de una ciclista total, con medallas de oro y títulos olímpicos en carretera, pista y ciclocross, cuyo carisma excedía su persona, que hablaba por un deporte entero y proyectaba la imagen del mismo hacia fuera.

¿Podíamos considerar a Vos el mejor ciclista del mundo en un ejercicio de objetividad ciclista en toda su dimensión?

Creo que no sería descabellado.

Estos días suena con fuerza el nombre de otro corredor a ocupar esa plaza de ciclista total, que domina todos los terrenos y las máquinas, que conquista corazones y alcanza retos con dimensiones que empiezan a recordar, salvando las distancias, a Marianne.

Cuando ayer Mathieu Van der Poel caía desplomado al suelo nada más pasar la meta del Koppenbergcross, supimos que en esa escalera hacia el infinito el neerlandés había dado otro salto de tres escalones.

Aquí le llaman “el joven Sagan“, porque como el eslovaco, Van der Poel, de sólo 21 años, toca todos los palos y todos bien desde muy joven, sin embargo a diferencia de Sagan ahora mismo, quien ya ha manifestado hastío por lo difícil que es entretenerse en la carretera, Van der Poel hace ejercicio de su dominio de la máquina en tres disciplinas al mismo tiempo, demostrando que la aureola familiar y los influjos del “Poulidorismo” no van con él.

Al ganar en el Koppenbergcross Van der Poel ganaba en campo contrario, en el de su antagonista belga, Van Aert, dominador de la prueba tres veces seguidas. Al ganar así, Van der Poel apuntalaba un inicio de campaña de ciclocross que restituye las anteriores, siempre lastrado por problemas físicos.

Para Van der Poel el ciclocross ha sido su pasarela de presente, pero este largo ciclista ya fue campeón del mundo junior en Florencia, por las mismas rutas por las que se vio el desastre entre Purito y Valverde. Además empieza a poner nombre a sus principales victorias en la ruta, nombres como Philippe Gilbert u Oliver Naesen, nombres que calibran sus posibilidades sobre el asfalto.

Nombres célebres que podríamos extender a la ruedas gordas, con actuaciones memorables y duelos de terciopelo con Nino Schurter, el suizo que es Dios en BTT.

Dice Van der Poel que no le agobien, que está bien cómo está, que es joven y le queda tiempo para decidir qué hacer y en qué centrarse. Se marca la barrera de Tokio 2020, correrá, si nada lo impide, la carrera de BTT, y luego le tendremos en la carretera, algo que lamentamos el otro día, pues demuestra la incapacidad del ciclocross de tener a flote sus estrellas por un tiempo alargado.

Sea como fuere creo que si miramos al ciclista total, aquí lo tenemos un ejemplo, un rey midas con cara de niño y esencia depredadora. Miradlo un fin de semana por las campas belgas, es un placer, un sentido homenaje al deporte ciclista en toda su extensión, un auténtico privilegio.

Imagen tomada de Ciclo21/Belga

INFO

Conoces la casa del ciclista???

Publicidad

Deja un comentario