Menchov podría retirarse bien tranquilo

0
3
vistas
Este post fue escrito horas antes de anunciarse su incorporación definitiva al Katusha.

En el cisma del Geox, los hombres clave de la estructura van encontrando poco a poco salida su futuro inmediato. Los tres grandes líderes tienen diferente sino después de firmar temporadas muy diferentes. Carlos Sastre, consciente quizá sin saberlo de su epílogo, pasó el año en la segunda línea sabedor que su única transcendencia se asentó en el rango de ganador del Tour. Juanjo Cobo lamenta la rebaja de caché que le está suponiendo la errática conducta del exprincipal mecenas de su equipo y la de los responsables del mismo, Gianetti & Matxin, quienes realmente han tenido en vilo y suspenso el futuro de éste y otros corredores sin papel firmado sobre la mesa.

El tercero es Denis Menchov. El ruso amantado en Pamplona sopesa el futuro con la misma frialdad que encajaba los golpes propinados por Roberto Heras en la Vuelta 05. Katusha parecía una opción probable, y quizá lo siga siendo, sobretodo después de que en el último Tour se la cargaran con todo el equipo con la apuesta todo a lo ruso. Sin embargo la rúbrica no llega, los días pasan, y en la antesala de la Navidad negociar algo con cara y ojos parece improbable.
El de Odesa manejara más opciones, seguramente, pero no son de dominio público. El hermetismo sobre si va a aquí o allí ha llegado a alimentar rumores sobre su retirada. Lo podría hacer sin el menor pudor, sin dudarlo. Su trayectoria ha sido realmente de excepción, no logró nunca rallar a la altura exigida por su categoría en el Tour, y cuando mejor lo hizo le tocó ser el mejor del pelotón que se formó a distancia de Contador & Andy.
Ciclista asimétrico, Denis Menchov fue en sus inicios un excelente killer –una tremenda facultad que ha dosificado cual oro en paño- en sus primeros años en la estructura de Unzué. Le recordamos el triunfo explosivo en la bellísima Morella con buenos “uphill finishers” en la retaguardia tipo Cunego y Valverde. De esa época surgió también un triunfo en el País Vasco, pocas pero excelentes victorias marcaban su progresión. En Banesto era muy conscientes de ello. Le mimaron como siempre han hecho en casos similares. Pero cosas de la vida lo mejor de su carrera se lo llevarían en Rabobank. Luego llegó el ciclista diesel, mejoró contra el crono al punto de anotarse la Vuelta 05 por descalificación de Roberto Heras. Desterró entonces el sambenito de que siempre tenía un día malo, y aunque camino de Pajares probó  cómo saber perder el maillot dorado a poco del final en una jornada antológica para los intereses del Liberty. Un día desbaratado por las trazas sospechosas en las muestras del salmantino.
De haberse postulado a ganar el Tour debió hacerlo en 2006, donde el fallo masivo de los grandes rivales, eliminados de salida, le dejó expedito camino hacia un triunfo que se truncó con la escapada consentida de Pereiro, a quien se eliminó en día de Pla de Beret que él ganó, y luego con las andanadas con truco de Landis, de nombre Floyd, hombre siniestro para este deporte. Su puzle de perfil alto se completó en el Giro, sencillamente fenomenal, con susto final el adoquinado romano, pero exhibiendo las virtudes de los grandes: templanza, saber estar, encaje y navegar en aguas enemigas con Italia celebrando el centenario de su gran carrera y Danilo Di Luca optando a la misma. Con treinta años largos y la certeza de que su progresión tocó techo hace tiempo, a Denis quizá el camino de en medio le resulte la mejor opción.

Si os ha gustado no dudéis en darle a una de esas pestañitas de divertido, interesante,… 

Deja un comentario