Mi opinión sobre el pufo del Andalucía

1
3
vistas

Esta vez nos hemos superado. Hace poco menos de un mes que la temporada y ya tenemos la primera baja en el pelotón español. Se trata del equipo Andalucía. Causa baja en el circuito. Una noticia triste, sin duda. En el camino, en la estacada, quedan personas, personas con nombre y apellido, con carnet UCI, más auxiliares, técnicos y otros elementos. Un buen puñado de gente a engrosar la lista del paro, como si ésta estuviera ajena a la muchedumbre.

Los motivos del final de la historia de este proyecto se anidan entre las dos partes en litigio. Por un lado Antonio Cabello dice sentirse, oh sorpresa, traicionado por los políticos, enfrente suyo, la Junta de Andalucía que no sabe de qué está hablando Cabello. El acuerdo al que se llegó en su momento fue con unos, ahora sus interlocutores cambian y en la estacada queda un equipo entero.

Pero, ¿es creíble el victimismo de Cabello? Sinceramente confiar tu suerte a una comunidad autónoma era poco menos que jugar a la ruleta rusa con al cargador lleno. Hubo un tiempo, en esa España donde todo iba bien, que los proyectos regionales tuvieron predicamento. La economía marchaba, y las siempre generosas regiones decían, pues vamos a dedicar unos dinerillos a estos chicos del ciclismo que son abnegados e incluso baratos. En estos años creo que hubo tiempo para sumarle más dinero privado al de la Junta.

En esas estuvieron Comunitat Valenciana, Illes Balears y Galicia  y como no Andalucía, el perejil de todos los saraos. Otras zonas también apostaron por el ciclismo aunque en diferente grado y compartiendo compañeros de piso. Catalunya con Massi por ejemplo, Euskadi en Euskaltel y varias provincias en proyectos un escalón o dos por debajo: León, Córdoba y Burgos, éste aún sigue vigente. De todos los que hemos citado, sólo detectamos un trabajo profesional y concienzudo en Illes Balears.

Pero los años de riquezas y bonanza pasaron a la historia. Se dijo por activa o pasiva, el ciclismo necesitaba desvincularse del dinero público si quería sobrevivir. Sin embargo quedarse al abrazo de los políticos de turno era cómodo. Afuera hacía frío y estos gestores de lo público son tan buenos que sería de imbéciles asomar el morro. ¿Qué pasó? pues que “lo público” va a menos, que nuestras regiones han estado en boca de dirigentes y gurús económicos de medio mundo y ello no hizo despertar a Cabello de que quizá, por un casual, su relación con la Junta era un amor imposible por muy buena fe que las partes pusieran sobre la mesa.

Y al final pasó lo que tenía que pasar. Que la Junta no tiene un puto duro que destinar a la última de sus preocupaciones, un equipo ciclista. Por el camino se ha dejado un importante pufo, y  claro, es fácil salir y vociferar textualmente en su perfil de facebook: “Muchas gracias a todos los medios de comunicación por dar a conocer la desaparición del Andalucía Equipo Ciclista por culpa de algunos vividores y chorizos qe an acabado con este proyecto por su falta de cumplimiento de contrato y crear una deuda!!”. Sí el autor es Antonio Cabello hij, no padre como en un primer momento dijimos.

Antonio Cabello ha liderado este bonito proyecto, entiendo que ha empeñado y dedicado parte de sus recursos y por ello merece nuestro aplauso, pero al tiempo creo que aquí se ha pecado de ingenuidad y carencia de miras. Confiarle tu suerte a estos entes queda claro no es una buena elección y desde que el Andalucía empezó a rodar hubo tiempo para pensarlo.

1 COMENTARIO

Deja un comentario