Mi primera Vuelta

0
11
vistas

Los primeros recuerdos que me vienen a la cabeza de esta Vuelta es la salida de la contrarreloj por equipos. Fue una sensación increíble. Mi primera Vuelta a España y corriendo con los mejores ciclistas del mundo. Fue un día de esos que marcan. Aunque toco sufrir, disfrute mucho.

Pero yo ya había estado en la Vuelta, en la Vuelta júnior hace diez años. Por aquel entonces estaba en la categoría “Escuelas”. Tuve que hacer dos competiciones (Zamora y León) antes de llegar a Madrid. La experiencia fue bonita aunque no hice una buena carrera. La bicicleta no era mía porque nos la dejaban y, bajando por la Castellana, no me daban los pedales ya que por aquel entonces era muy bajito y no tenía mucho peso. Del puesto ni me acuerdo. Creo que entre los veinte primeros pero no me acuerdo.

Publicidad

Por eso cuando me vi ahí, en la rampa del primer día fue un sueño cumplido. Ya sabía, desde los campeonatos de España,que estaba en la pre-selección de los corredores que iban a disputar la Vuelta. Nada más que me dijeron esa noticia, me concentré para llegar en las mejores condiciones por si tenía la oportunidad de asistir, como finalmente así fue.

La preparación fue muy dura. Estuve centrado cerca de dos meses. El primero de ellos me lo pasé en Andorra en una concentración en altura. Hice muchísimas horas y muchísimas series. Fue un mes muy duro. Luego ya en el segundo mes tenía competiciones como la Klasica de San Sebastián y la Vuelta a Burgos. Después me fui a Béjar cuatro días para hacer los últimos retoques a la preparación y enfocar la Vuelta con las máximas ilusiones posibles.

Como no podía ser de otra manera me asaltaron los nervios, muchos nervios. Ya una semana antes de empezar me dolían un montón las piernas y no iba bien entrenando pero sabía que era por los nervios que me tenían agarrotado. En cuanto echamos a rodar los nervios desaparecieron y las buenas sensaciones empezaron a llegar.

He pasado días buenos y días muy malos. El peor día que he pasado sin duda fue la etapa del Aubisque. No sé qué me paso pero a falta de 80 km no podía más y me quedé. Menos mal que venían corredores por detrás e hicimos una buena etapa para poder llegar a meta sin peligrar con el fuera del control. Con todo, estoy contento de cómo me ha respondido el cuerpo. He acabado cansado pero no muerto así que estoy contento.

Mi mejor día fue la cuarta etapa. Me metí en la fuga buena y llevaba unas piernas excelentes. Cometimos un error y lo pagué caro. Yo creo que ese día podía haber quedado más adelante que el noveno, pero bueno, para eso iba este año, para aprender con vistas al año que viene y evitar los errores que me hacen perder carreras.

Es un lujo para la Vuelta a España que los mejores corredores vengan a correrla. La temporada es larga y que vengan a correrla es de agradecer. La verdad que había poco tiempo para ver los paisajes. Íbamos demasiado rápido todos los días como para ir viéndolos. Me gusto la zona de los Lagos de Covadonga.

La conclusión que saco es buena. Dos fugas más dos pódiums es un buen balance teniendo en cuenta que es mi primera gran vuelta y mi primer año en profesionales. Está claro que a toro pasado se podía haber hecho alguna cosa más pero he salido contento.

De la temporada también estoy satisfecho. Al principio me costó más de la cuenta adaptarme a las horas de competición. Hasta que no fui a correr a la Tirreno Adriático no empecé a ir bien. Desde esa carrera mis piernas cambiaron y ya iba a las carreras con más garantías. También ganar mi primera carrera en profesionales y hacer dos top10 en generales finales es para estar bastante contento.

Por cierto, a la Vuelta me llevé dos libros, pero al final no me leí ni dos páginas. Había poco tiempo y el poco que había no tenía ganas de hacer nada.

Por Jaime Rosón

Imagen tomada del FB del Caja Rural

Deja un comentario