Connect with us

Michael Woods siempre tiene una buena historia

Michael Woods JoanSeguidor

Ciclistas

Michael Woods siempre tiene una buena historia

Michael Woods siempre tiene una buena historia

Castelli_AGO-2-TOT
Tiempo de lectura:1 Minuto

Si un corredor parece morir en el empeño, ese es Michael Woods

Dice Michael Woods que cuando vio a Valverde lanzar el sprint final del Mundial tan lejos pensó que tendría una opción.

“Quería ataca a 150 metros de meta, pero cuando abrió gas a 300, no me lo podía creer. Llegué a pensar que podía batirle”

Una quimera, un propósito de esos que diríamos imposibles.

De 100 sprints no sé cuantos le ganaría Michael Woods a Alejandro Valverde, pero la lógica y el pronóstico irían por caminos opuestos a la ilusión de un canadiense que nos tiene enamorados.

Porque es en esas palabras donde vemos que con Michael Woods toma forma eso de que para el ciclista no hay nada imposible.

En un mes le ha cambiado la vida a este canadiense que se retuerce en la bicicleta, como las opciones que busca para hacer algo grande.

Especialista en estas rampas imposibles, emergió entre las estrellas del mundial, entre Moscon, Valverde y Bardet, para acabar el trabajó de finiquitar las opciones de Alaphilippe.

En un mes, decimos, las tornas han cambiado, han virado rumbo norte y para bien.

La historia que nos contó cuando ganó en el Balcón de Vizcaya nos demostró que los males con ciclismo parecen menos males.

Y aunque la frase suene forzada, como la pose de Woods sufriendo su máquina, es la realidad de que en el fondo el ciclismo puede ser hasta balsámico.

Cambrils oct.2018

La botella y las rampas de Michael Woods

El final del Mundial de Innsbruck fue eléctrico, dentro de la electricidad que queda en las piernas tras 260 kilómetros.

Fue eléctrico y acalambrado para Michael Woods que no tuvo la botella final y le entraron rampas en  el desenlace.

Pero igual que se rehizo al drama familiar previo a la Vuelta, lo hizo en el final de Innsbruck.

No pudo con Valverde, pero impidió que Tom Dumoulin pisara el podio.

 

Bronce, días después de ganar en un emblema de la Vuelta, Michael Woods siempre tiene una buena historia.

O quizá es que él sea la buena historia, una historia cuya entraña podría explicar Juanma Gárate, su apoyo en los momentos que sólo te queda el ciclismo.

Porque con Woods tenemos esa sensación que pocos corredores saben corresponder: y no es otra que lo dejan todo, que se vacían en el empeño.

En San Luca remó, pero De Marchi se le fue.

No sería raro verle delante en Lombardía.

Para el invierno, probaremos Endura

Porque no conoce la palabra especulación.

Y eso para quienes admiramos esta gente, lo es todo.

Gane o no gane.

Imagen: EF Education First – Drapac p/b Cannondale

Castelli_AGO-1-TOT
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Patrocinado

Inicio