Mikel Landa hace que parezca fácil

0
2
vistas

Hay algo en Mikel Landa, #NoSéQué, que atrae la mirada, una mirada de complicidad e incluso de ternura. Esa cara de no haber roto nunca un plato, esos ojos grandes, llamativos, mofletes evidentes para tratarse de un ciclista y el poblado cabello negro, muy negro, como el maillot que viste, en las antípodas al origen británico de su equipo.

Pero en esa tez casi infantil se esconde un ciclista de ambición desmedida, que no repara en el qué dirán. Hace lo suyo, le sale bien, cada vez más a menudo, y sigue. Recuerdo cuando ganó el año pasado en País Vasco, mano a mano con un enchufado Tim Wellens, le sacó de punto tras dejarle ir. Fue muy de Landa, descolgarse, un paso atrás, para luego salir volando.

Como en este invierno raro y efímero en el Team Sky. Su primer invierno con los ingleses, prendado de anonimato, alejado de los focos, enfermo y lesionado. Landa estuvo KO hasta la llegada del País Vasco, su segunda carrera del año, la primera del WT y la última de este nivel antes de Giro que ambiciona ganar.

Debutó días antes en la Semana de Coppi y Bartali y se plantó en Euskadi con lo justo de competición. Le fue suficiente para ganar, coger el manillar por debajo, reclinarse sobre la máquina, hacer palanca con los brazos y salir volando. Ganó a Wilco Kelderman, se puso líder, ante la incredibilidad de todos.

Hizo que pareciera fácil, sin gesto torcido, con un rítmico deambular sobre la flaca. Perdió el liderato dias después, porque el tener clase no implica generar milagros porque sí, y el estado de Landa era el que era. Como el del Trentino, donde ganó una etapa, la general, ajustado pero ganó, y siguió remando hacia el Giro “opacado” por las Ardenas y Alejandro Valverde.

Me dijeron el otro día, si Landa anda así con lo poco que lleva en las piernas, cómo andará cuando esté en forma, y es cierto, da que pensar, otra vez hace que parezca fácil. Landa quiere presión, le gusta, le da un plus, más cuando se ve y se siente protagonista al tiempo que no pestañea ante las críticas.

Que no se quita la gorra ante el himno español, “pues no me di cuenta”, que hace la etapa de su vida en Andorra sin esperar a Aru, “es que la tenía marcada en rojo”,… luego a los pocos días revienta la carrera en Navacerrada, acaba con la resistencia de Tom Dumolin y le facilita la victoria a su compañero sardo.

A pocos días del Giro puedo imaginar cómo será el entorno de Landa, ese Team Sky tan perfeccionista, tan metódico, más cuando ya han derribado un muro, el de los monumentos con Poels en Lieja. Por cierto, que opinamos que Poels estaría en el Giro y no lo estará. También imagino a Landa, tranquilo, sosegado, como si no fuera con él. Al fin y al cabo, hace que parezca fácil.

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

Portabicicletas, cofres de techo, portaesquís, módulos portaequipajes y mucho más.

Deja un comentario