Mikel Landa en tres lecturas

0
22
vistas

No ha pasado ni medio Giro que la sensación del año pasado, que el único inquilino del último podio, ha puesto el pie a tierra. Ha pasado un buen trecho desde que supiéramos de la suerte nefasta que aguardaba a Mikel Landa en esta carrera. Hemos preferido esperar un poco, reposar lo sucedido porque la andanada que ha sucedido al abandono de Landa demuestra lo mal que está este deporte, en manos de auténticos opinadores que sin más argumento que su propia teoría han puesto sobre la mesa toda suerte de improperios sobre el ciclista alavés. Sí, hablamos de veladas sospechas de dopaje. Palabras gruesas, que sólo se pueden formular desde el anonimato que las redes a veces ofrecen con éxito. Sólo una pregunta, ¿para qué coño veis ciclismo?.

Dicho esto, la salida de Landa del Giro da hasta tres lecturas. La primera personal, la que se centra en el ciclista, que será el primero en estar jodido por la situación. Landa ha tenido un invierno muy raro y a las primeras de cambio ganó en País Vasco, una irrupción tan espectacular como su caída desde la primera posición. Luego ganó Trentino, sufriendo, pero lo ganó. En el Giro una de cal y otra de arena, discreto, incluso descolgado en alguna subida, pero notable en la crono, donde creo que la lluvia le benefició, pues los que podían distanciarle no pudieron arriesgar lo que requería la situación.

Con todo, y a pesar de lo expuesto la situación de Landa era perfecta para abordar su objetivo. Muy similar, curiosamente, a la historia de Tom Dumolin, quien estuvo perfecto hasta reventar, increíblemente, en un segunda categoría con tramos de arena. Cosas de este ciclismo moderno.

La retirada de Landa se suma a los reiterados fracasos del Team Sky en todo lo que no sea el Tour de Francia, es como si la perfección que dicen manejar se les escurriera entre las manos. Aquí, por H o por B, han fracasado con Bradley Wiggins, Richie Porte y ahora Mikel Landa, un corredor que les suponía un brusco cambio de patrón, no era un croner como los que pueblan el equipo negro, pero que para el Giro parecía la baza ideal.

Ahora bien, y dicho todo esto, la comunicación del Team Sky, con toda la dimensión que maneja el equipo, a veces deja tanto que desear que el simple abandono de su líder propicia la lista de sospechas y veladas acusaciones que le siguieron. No es la primera vez que en el equipo británico se ven acosados a este nivel, y nunca manejan el tempo como merece, no supieron disipar las dudas sobre Chris Froome, han alimentando el mal rollo con Henao y ahora esto de Landa.

La tercera lectura es a nivel de equipo y calendario. ¿Qué hacer con Landa? yo creo que al Tour no va a ir, y en caso de que esté en la Vuelta ¿con cuántos líderes pueden ir a España? a mí me salen Wouter Poels y Geraint Thomas e incluso se podría sumar Chris Froome. Mucho gallo, es obvio, el tema de Landa es la peor noticia que podría ocurrirle a los de negro, veremos cómo cuadran el círculo. El marrón es de los buenos.

Imagen tomada de www.teamsky.com

INFO

Suunto Ambit3 Vertical1
Hemos sacado a pasear estos días el nuevo Ambit3 Vertical de Suunto…

Publicidad

Deja un comentario