Milán- San Remo, I d.F. Primera Classicissima después de Oscar Freire

2
49
vistas

He leído que algunos aficionados se han referido a la presente edición de la Milán-San Remo como la del año I d.F. (año uno después de Freire). De entrada me pareció simpático, pero pensándolo con más calma, el apunte tiene más fondo, ciertamente: Esta nueva era para el ciclismo español en las grandes clásicas que se inaugura este fin de semana será la primera sin Óscar Freire, sí, pero más allá de la anécdota, su retirada es ley de vida, lo que asusta es un horizonte sin relevo para el cántabro.

Sé que no soy una excepción si admito sin tapujos que adoro la Classicissima gracias a Óscar. Su mágico kilometraje, su recorrido casi invariable en decenas de años y su siempre emocionante final me cautivaron por culpa de un chaval de Torrelavega que llegó para hacer saltar por los aires mi esquema mental de típico aficionado español ‘¿dónde-están-los-puertos-de-montaña?’. Nada más llegar a Mapei, con su flamante maillot de Campeón del Mundo, ya anunció que uno de sus objetivos era ‘la Sanremo’, como siempre la ha nombrado Óscar, y sus triunfos en el inicio del año 2000 hicieron surgir una euforia entre prensa y aficionados que le situaron entre los favoritos sin haber debutado siquiera en la carrera. Dos anomalías: una, un español mostrando aspiraciones, y dos, meter en las quinielas a un novato a quien Mapei llevó en helicóptero a reconocer los puntos clave del recorrido.

La cuestión es que Freire debutó con podio e inauguró una relación muy fructífera, me atrevería a decir que incluso inédita, entre ciclista y monumento. Desde aquel primer cajón, tras Zabel y Baldato, Óscar se mantuvo siempre entre los ocho primeros clasificados en todas sus participaciones en la Milán-San Remo a excepción del 2011, cuando con el dorsal uno una caída en el descenso de Le Manie –la incorporación más reciente al recorrido- le dejó sin opciones de llegar con el grupo delantero y sólo pudo acabar el 97º. Antes, en Vitalicio no tuvo oportunidad de acudir a La Primavera, y después, sólo las lesiones en 2001 y 2009 le alejaron de su cita con la salida en Milán.

De aquel primer podio que nos descubrió también cuán forofa estaba dispuesta a ser la prensa española para defender al nuevo ídolo nacional frente a un súper equipo, Mapei, acusado de anárquico en el tramo final de la carrera y de incluso boicotear al español, Óscar sacó una lectura muy positiva.

 

“Sigo pensando que es una clásica perfecta para mí. El vencedor tiene 30 años y yo 24, sé que me quedan muchas oportunidades para ganar aquí, pero me da rabia tener que esperar otro año porque podría haberlo hecho éste mismo”.

 

No iba nada desencaminado Freire. Tan perfecta era para él que hasta tres veces luce en su palmarés. Permitidme que recurra al libro biográfico que próximamente estará disponible para apuntar tres pinceladas de cada una de esas enormes victorias tal y como se comentan en ‘Óscar Freire. El genio del arcoíris’ (Titano). De su primer triunfo, ha quedado una foto mítica, con Óscar apurando sus opciones frente a un Zabel demasiado ansioso por celebrar una victoria que se le escapó por milímetros mientras levantaba los brazos.

 

«En su momento no fue muy divertido, pero cuando recuerdo ahora aquella Milán-San Remo, cómo me ganó cuando yo estaba saboreando ya la victoria… no puedo evitar sonreír ¡Y eso que fue muy decepcionante!», admite Erik Zabel.

 

El de 2007 fue un triunfo saboreado con más tranquilidad. Óscar acumulaba ya resultados muy destacados cada año y en el centenario de la prueba, la incontestable victoria de Freire en San Remo, con un sprint magistral, no hizo más que confirmar su idilio con la carrera en un año en que no se contó especialmente con él para las quinielas de favoritos pese que advierta, él mismo, que llegaba con los deberes hechos.

 

«Esta mañana, antes de la salida, tenía más fe en mí mismo de lo habitual. Sabía que estaba preparado», dijo, lo que junto a un desarrollo de la carrera muy parecido al soñado, le puso en bandeja la posibilidad de luchar por el triunfo: «Lo importante era llegar todos juntos a la parte final. Sabía que los ataques no iban a tener éxito. Casi siempre tuvimos el viento de cola y eso hace que la fatiga sea menor». Luego solo tuvo que aplicar «cabeza».

 

Particularmente, la tercera San Remo fue la que más me emocionó. Por diversas razones: porque tres triunfos en el mismo monumento son sinónimo de historia del ciclismo, porque en 2009 se rozó el desprecio personal hacia Óscar y ese golpe sobre la mesa calló muchas bocas, porque fue un triunfo apabullante y porque por aquel entonces yo ya estaba convencido de que Óscar merecía un libro cuando decidiera retirarse.

 

«El momento más difícil para mí fue en el descenso del Poggio. Pozzato se escapó con cinco o seis más. Temí que pudieran marcharse. Cuando atacó, sabía que yo solo podía buscar una rueda buena, yo no podía cogerlo. La única manera de que yo pudiera ganar era en un sprint», admitiría después el cántabro. Liquigas trabajó para Bennati y comandó el grupo cuando pasaban por la pancarta de último kilómetro, pero Freire optó por coger la rueda de Boonen. Aguantó ahí hasta los últimos 50 metros, cuando se abrió paso con una potencia descomunal y en unas cuentas pedaladas dejó a sus rivales —¡como había pronosticado, Boonen y Petacchi!— a más de una bicicleta de margen.

 

A mí se me va a hacer raro seguir la carrera sin los nervios de quien desea lo mejor para alguien cercano, pero el virus de la San Remo será algo permanente ya y por ello el domingo me dispondré a disfrutarla como se merece.

Por Juanma Muraday, autor del libro  ‘Óscar Freire. El genio del arcoíris’

Fotob tomada de www.cobblesandhills.com

 

2 COMENTARIOS

Deja un comentario