Connect with us

Raymond Poulidor no fue un segundón en San Remo

Ciclismo antiguo

Raymond Poulidor no fue un segundón en San Remo

Raymond Poulidor no fue un segundón en San Remo

Berria 2020 -gif

La Milán-San Remo es una de las joyas en el extenso palmarés de Raymond Poulidor

La primera Milán-San Remo se celebró el 14 de abril de 1907, con gran éxito de público, y fue ganada por el francés Lucien Petit-Breton.

Fue toda una premonición.

LDB_Berria 1024×140

 

Después del doble triunfo de Loretto Petrucci en 1952 y 1953, la carrera preferida de los italianos cayó en una cierta maldición.

Tuvieron que pasar 17 largos años para ver triunfar de nuevo a uno de los suyos, sobre la majestuosa Vía Roma.

Se trataba de Michele Dancelli, en 1970, quien lloró de felicidad, al igual que millones de tifosi.

Mucho antes la Milán-San Remo ya se había empezado a correr tradicionalmente el 19 de marzo, día de San José, fecha con la que se abría la temporada ciclista internacional de clásicas.

Endura Tour 2019

 

Estamos hablando de otra época, muy diferente a la de ahora, en la que ya podemos disfrutar de este tipo de pruebas épicas en el mes de febrero.

El camino entre Milán y San Remo siempre ha sido el mismo

De esta forma se reconoció a la prueba como la gran “Clásica de Primavera” y su ganador siempre tuvo el prestigio de ser el campeón del mundo “oficioso” en esa época del año.

RH Hoteles

 

La mítica carrera se caracterizó desde un principio por la ascensión del Turchino a media carrera, y por la de los tres “altos” (los capos Mele, Cervo y Berta) poco antes de Imperia.

Fue una Clásica en la que los esprinters siempre salían favorecidos

La prueba de la Riviera del Poniente se desarrollaba a lo largo de las costas mediterráneas, atravesando carreteras estrechas y sinuosas, que aún hoy hacen las delicias de los corredores y que son el encanto de esta carrera, reservada a los especialistas en sprints.

Suunto 5 –  Summer img1

 

Hartos de ver que las llegadas se disputaban en pelotón, los organizadores tuvieron la feliz idea de añadir una nueva dificultad en 1960 con la ascensión del Poggio, lo que no cambió gran cosa.

Sin embargo allí, a 5 km de San Remo, es donde Merckx consiguió la mayor parte de sus siete victorias.

Cuando Poulidor ganó en San Remo 

Pero si de una «Primavera» nos queremos acordar especialmente fue la protagonizada, durante aquel período de tiempo de sequía de vencedores italianos, por el francés Raymond Poulidor, venciendo en la edición nº 52 de la Milán-San Remo de 1961 con un ataque decisivo en el Poggio.

De esta forma, por octavo año consecutivo, fue presa fácil para los extranjeros y por segundo año, también consecutivo, fue de nuevo un francés en ganar después de René Privat.

Cruz SQR

 

Los favoritos en la salida eran, de entrada, los belgas Rik Van Looy y Émile Daems.

Las pocas esperanzas italianas estaban puestas en Gastone Nencini (ganador del último Tour de Francia), en el ex campeón mundial Ercole Baldini y en el campeón nacional Nino Defilippis.

SQR – GORE
SQR-Gore2

 

Aquel año, partieron de Milán 214 ciclistas, llegando solamente a la meta de San Remo -288 kilómetros después-  un total de 126 supervivientes en una jornada de fuerte viento en contra que empeoró en la Riviera.

Baldini y Anquetil (que había vencido en el último Giro de Italia) se tuvieron que retirar en la cima del Turchino.

Después de unos excelentes trabajos en equipo, escaramuzas varias y tácticas agresivas, se llega a los pies del Poggio con Poulidor y el holandés Albert Geldermans (ganador de la última Lieja-Bastogne-Lieja) en cabeza.

Cambrils Square Agosto

 

Es en esa ascensión final cuando Poulidor ataca y se marcha en solitario, mientras el grupo perseguidor liderado por Van Looy le va recortando y recuperando segundo a segundo.

En la parte inferior del descenso, a dos kilómetros del final, el francés aún conservaba una ventaja de 400  metros.

Cuando entra en la Vía Roma sólo son 100 los metros de ventaja, que son suficientes para entrar con 3 segundos de margen sobre Van Looy y Rino Benedetti. Un final palpitante.

Dicen los que vieron a Van Looy perseguir a Poulidor que echaba espuma por la boca de la rabia que puso en el fallido intento de caza al francés.

El recorrido de la primera gravel de la Sea Otter Europe 

El belga fue “demasiado seguro y presuntuoso” confiando en su posible victoria en San Remo, como luego lo criticaron los aficionados.

Poulidor ganó aquella “Primavera” con un tiempo de 7h 41’ 07’’ a una velocidad media de 37,474 km/h, poniendo término a su falsa reputación “del eterno segundo”, aunque de hecho, siempre había totalizado más clasificaciones como vencedor que de segundo.

Porque Poulidor era un corredor de oro y sus hinchas siempre lo admiraban al pasar: “ahí va Poulidor” y, a pesar de una carrera dominada por la mala suerte, tenía en cambio una popularidad incomparable, siempre bajo el signo de la rivalidad que durante años mantuvo con Anquetil.

Endura LDB Summer 2019
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook

Lo más popular

Categorías

Más en Ciclismo antiguo

Inicio