Miquel Poblet , un grande en Italia y su Giro

0
14
vistas

Un mes escaso de su pérdida cabe recordar que la leyenda de Miquel Poblet fue recurrente para explicar y dimensionar muchos de los éxitos actuales del ciclismo español. Sin embargo, no le faltaba razón a quien echa mano del genio de Montcada para situar a cada uno en su sitio. Poblet fue, hasta las últimas consecuencias, un ídolo en Italia. “Corrí seis ediciones seguidas, en tres seguidas fui sexto de la general e incluso en una llegué a ser líder durante seis días” nos contó.

El de los años 50 era un Giro tan sentido por la gente como el de ahora, pero con un grado de imprevisión mucho más elevado: “El Giro es como el  Tour pero en Italia. Hay un gran seguimiento por parte de la afición. Podíamos decir que a veces se pasa de la mera afición. Cada etapa era impredecible, tenías que ir improvisando sobre la marcha dependiendo de con quien te vieses en la escapada. Era algo muy diferente a lo que vemos hoy”. Miquel debutó en el Giro en 1956 con el equipo de Girardengo, “gané cuatro etapas en un grupo totalmente italiano con la sola compañía de Miguel Chacón. Fue una experiencia magnífica” relata.

De todos sus Giros, se queda con un momento: “La victoria del Monte Bondone fue muy bonita. Llegué solo pero no fue fácil. Fue una etapa en la que Gaul y Bobet tuvieron un encontronazo. Gaul se paró a orinar y Bobet forzó la máquina medio en broma pero tanto que Gaul para enlazar tuvo que emplearse a fondo. Una vez cazado tuvieron unas palabras y empezaron a atacarse. Al pie del Bondone llegó un grupito muy pequeño con todos fundidos. Atacó Vito Fabero al inicio de la subida y me enganché a su rueda. Al quinto relevo iba solo, seguí hacia arriba esperando que los buenos me cogieran pero nunca llegaban. Pregunté por lo que me faltaba y me dijeron que tres kilómetros pero una vez pasaron me volvieron a decir que quedaban otros tres. Al final llegué solo, Gaul perdió el liderato a favor de Nencini”.

“Miguel sin duda ha sido el más fuerte. Fuente anduvo cerca de ganarlo, pero fue demasiado impetuoso. En la penúltima etapa, que tenía varios puertos, atacó en el primero por que Merckx estaba algo resfriado. Al final Merckx le cogió y le sacó un minuto. Si hubiera atacado al final podría haber ganado” concreta el catalán.

Miquel en el Giro

1956: abandono

1957, 1958 y 1959: 6º

1960: 25º

1961: 41º

20 etapas ganadas

Deja un comentario