Connect with us

Monumentos ciclistas: cinco motivos para amarlos  

Monumentos ciclistas, Nibali ganando en Lombardía

Mundo Bicicleta

Monumentos ciclistas: cinco motivos para amarlos  

Monumentos ciclistas: cinco motivos para amarlos  

Con los monumentos ciclistas podemos disfrutar como lo hacían nuestros ancestros

Cabe el debate, la controversia e incluso la confrontación de ideas. Sobre el ciclismo y su esencia, por ejemplo. Mil opiniones, todas respetables, faltaría más, pero todas discutibles.

¿Grandes vueltas o clásicas?

Esta vez por ejemplo voy a las clásicas, en general, y a los monumentos ciclistas, en particular

Permitidme decir sin rubor que en las clásicas y en especial en los monumentos del ciclismo sí que reside la esencia del deporte, porque echando mano del símil futbolístico, son partidos de solo ida donde no cabe enmienda ni solución más allá del maratoniano kilometraje, esas larguísimas jornadas de trabajo en la oficina que ponen al límite al profesional, al límite del todo, del fallo, de la gloria y de la victoria.

Pero veamos…

Tras el Poggio sprint en San Remo

Ya hablamos de la llegada de San Remo, el sprint más eléctrico del año, resuelto entre la generación que no es que venga, es que es la que está aquí. Sagan vs cualquiera, se podría resolver a favor del primero, salvo se trate de Kwiatko y Van Averamet. En San Remo se cruzó con el primero. Ya lo dijimos en su día, uno de los momentos del año, sin duda, sin opción.

Pero viene Flandes, ya sabéis dos semanas después de San Remo, con la campaña del adoquín calentita todo rompe en De Ronde. Si nos pedís un momento, el Oude Kwaremont, la recta adoquinada balizada por personas venidas del medio mundo, griterío infernal, errores de percepción.

Ves a los ciclistas lejos, pero están ahí, y se te engancha Peter Sagan a la chaqueta que cuelga de la valla, por fuera, imprudentemente asomada a la ruta. En la persecución a Gllbert, Sagan lo fio al final y las prisas a veces traicionan. Van Avemaet y Naesen cayeron con él. Gilbert tuvo el balón de oxígeno que sus piernas no le daban. Flandes fue suyo.

Ant1 de 2

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Mundo Bicicleta

Inicio