Con Movistar no basta

2
22
vistas

La resaca de la Vuelta ha dejado buena noticia que llevaba tiempo perfilándose, la renovación del patrocinio del Team Movistar. Recuerdo cuando la empresa telefónica entró en el ciclismo, hicieron falta llamadas de socorro y telefonazos del más alto nivel para que el ciclismo español no se quedara sin una de sus estructuras emblemáticas, la que arrancó allá por los ochenta con Reynolds y pasó de mecenas en mecenas y estrella en estrella hasta dar con el bloque que ha consolidado el triunfo de Nairo Quintana en la Vuelta a España.

Sencillamente, sin Movistar no sé qué habría sido del ciclismo español estos años. Desparecido el Euskaltel hace tres, sin opciones de sacar un equipo que acompañe al Caja Rural, la presencia de los azules en el WT ha sido la manera de mantener con un hilo de vida este ciclismo español en el máximo circuito. Por medio el panorama se ha quedado sin equipos y casi sin carreras. Un panorama muy triste y sombrío que ahora quizá alcance el inicio de sus efectos, cuando las grandes figuras o se retiran o demuestran no estar como antaño.

La clave, la madre del cordero es la clase media, aquella franja de ciclismo que, como en la vida, compacta la masa de profesionales y da salida a la mayor cantidad posible de talento. Necesitamos otro Caja Rural, es vital, hay gestiones y esfuerzos, se dicen muchas cosas, pero no hay manera. Escudarse en el doping es una entelequia, en la crisis, lo mismo, quizá es que no se hace bien, que el ciclismo no se vende como antaño y que hay quedar mucho más a los patrocinadores para que su inversión no sea a fondo perdido. La época de pedigüeños y ayudas públicas es un capítulo de la historia, pero no el presente.

Vemos que hay equipos que prefieren quedarse en elite y no dar el salto a continental, el paso intermedio, porque prefieren ser cabeza de ratón. Además calendario es exiguo para estos equipos, o te vas fuera o no corres, y si lo haces en España soñar con la televisión es una quimera.

Es obvio que muchos han tenido que irse, lo contamos con David De la Cruz, ojo único ganador de etapa español en la Vuelta, y ha pasado con sigilo por medios volcados en el ganador colombiano y su equipo. El problema son los más que no pueden dar el salto porque o no tienen la calidad de los que se han ido en el momento de explotar o no tienen oportunidades en casa. Ahí está el problema, agravado además por el desánimo que cunde en categorías inferiores que no ve salida.

Movistar tiene obligación de sacar talento patrio hasta cierto punto. En estos años han hecho acopio de los mejores ciclistas jóvenes a este lado de los Pirineos, entre otros dos ganadores del Porvenir como Rubén Fernández y Marc Soler, cada año suben uno o dos chavales, pero el resto de plazas deben ser para ciclistas hechos por el exigentísimo World Tour, aunque a veces se hace complicado entender ciertos fichajes como Gadret, Szmyd o Bennati, más allá intereses que se nos escapan.

En España, por eso, ocurre algo muy curioso. Tenemos cierta tradición ciclista, contamos con una base interesante en manos de gente muy valida, una base no obstante que lamentablemente no para de deteriorarse. También hay una grande como la Vuelta, que tiene buenas audiencias y el público se aproxima. Se dice el ciclismo es perfecto para vender las bondades turísticas, en un año récord, y sin embargo ni Dios invierte en ciclismo más allá de los que llevan unos años haciéndolo. ¿Qué falla en este puzzle?

Imagen tomada del FB de Caja Rural

INFO patrocinada por 226ers

Bebida para tomar después de una actividad física para una eficaz recuperación

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Faltan carreras que hagan rentable un equipo continental, de un día, de tres días, sin equipos WT… y educar a la afición en que las carreras son hermosas aunque ni Valverde ni Contador estén en la salida.

Deja un comentario