Y Movistar se encontró a Contador

0
26
vistas

Yo no sé si un día Chris Froome ganara la Vuelta a España, ni siquiera sé si lograra en esta edición. Es curioso puedes con el Tour, hasta tres veces, y la que parece, sobre el papel más sencilla se te atraganta. No sé, repito, si lo logrará, pero le está costando la vida el empeño.

Froome ha venido a la Vuelta con mil historias, un Tour en el zurrón, los Juegos, los viajes, la temporada, sus rarísimas ascenciones… pero ha venido a disputarla, aunque no estuviera en el punto del mes de julio. Supo, sobre todo en los Lagos, que el hombre a seguir era Nairo Quintana y así ha obrado. Ha superado una jornada memorable en el Aubisque, le ha ganado en la Peña Cabarga, le ha controlado en La Camperona. Froome lo ha contenido todo, lo ha tenido todo, hasta un equipo que les respaldaba, y lo ha tocado todo, todo, salvo Contador.

La etapa de Formigal en la Vuelta a España lleva un nombre y apellido, el de José Manuel Fuente, el ciclista más visceral de la historia del ciclismo español, y mira que han habido. Llevar grabado el nombre de “El Tarangu” implica grandeza, responsabilidad y altura de miras. La etapa le ha hecho justicia.

En la vida puedes tener muchas cosas por descontadas y en esta Vuelta, el ataque de salida de Alberto Contador era algo que preveíamos, que estaba cantado, que era obvio. Tuiteó Borja Cuadrado en la salida: Contador superconcentrado, calentando para no salir frío. Blanco y en botella.

Contador lo hizo, demostró que sigue siendo un grande, aunque últimamente le falte un punto para estar con los mejores. Es el Contador que nos gusta. Contador no desiste, no baja los brazos, habla en la carretera, no pone excusas, dispone su equipo para ello y revienta la carrera para que la Vuelta nos ofrezca una etapa de antología, de esas que pasarán los años y seguiremos rememorando, como la escapada eterna del eterno Tarangu.

La Vuelta queda ahora muy a merced de Nairo Quintana, que estuvo lo avispado que no estuvieron Froome y los suyos en los primeros kilómetros. Nairo cogió el corte bueno y no es casualidad que su mejor hombre, Jonathan Castroviejo, estuviera con él. Es increíble que pasen estas cosas, pero pasan. Chaves, cazado en una similar en el Giro, otra vez en el alambre, Froome, que cazó a Nairo en el Tour, igual.

Como digo, Nairo, con más de tres minutos en la general, muy mal habría de hacerlo, aunque en esta carrera todo parece posible. El colombiano ha estado donde tenia que estar. Su equipo, hoy, también, aunque los azules harían muy bien en decir que tuvieron a Contador, el ciclista que no ganará la carrera pero que se llevó por delante a varios, como ya había hecho otras veces.

No quiero imaginar cómo será la cena en el hotel del Team Sky, todo el beneficio del Aubisque al garete, por estar pensando en no sé qué en la salida. No sé si Froome algún día ganará la Vuelta, pero esta etapa de Formigal no podrá olvidarla de por vida. Y que dé gracias al trabajo de entre coches y no sé si algo más. Le han salvado la vida otros equipos, Astana principalmente, si no es por los celestes esto estaría sentenciado.

Pasó, pasa y pasará, el ciclismo no es sólo ser el más fuere, es lo que se cuece a final del peloton, el Team Sky lo ha hecho, como otros lo hicieron otras veces. Es la ley de la oferta y la demanda. Así lo llaman.

Imagen tomada del FB de La Vuelta

INFO

Bebida para tomar después de una actividad física para una eficaz recuperación

Deja un comentario