El Movistar Team no tuvo plan B

0
207
vistas

Cuando Carlos Barbero ganaba en la ciudad romana de Clunia, en plena Vuelta Burgos, el Movistar Team estaba, sin saberlo en ese momento, saboreando su última victoria del 2017.

Mejor equipo del mundo en las anteriores ediciones, los azules han dado un obvio paso atrás en resultados por la propia tozudez de una realidad que se venía imponiendo poco a poco, sutilmente, desde hace un tiempo. Jugarlo todo a la bicefalía era arriesgado, como al final se ha demostrado.

La campaña del Movistar Team ha sido eso, desigual, dos partes muy marcadas, y un sitio en la mente, esa resbaladiza curva de Dusseldorf, porque ahí no sólo se cayó Alejandro Valverde, también se vino al traste parte del plan, porque en el fondo y de forma velada creo que el murciano era la baza para el Tour, pues la evidencia de Nairo en el Giro invitaba a pensar que dos grandes eran mucho para el colombiano.

Y es que Nairo y Valverde, Valverde y Nairo han sido las fichas ganadoras del equipo, con lo que ello conlleva. Un corredor que quería el doblete, como Nairo, ya estaba bien en febrero, en Valencia, y ganó a buenos corredores en la Tirreno. Alargar ese estado de dulce era complicado. En el Giro salieron todas las carencias de ese plan.

Precisamente en la bota itálica, Movsistar Team sacó sus dos triunfos de etapa en una grande en todo el año. A la primera de Gorka, le vino la segunda de Nairo. Ahí quedó todo. Acostumbrados a ser protagonistas, a marcar el ritmo, a medirse con el Sky, el equipo se diluyó en el Tour y no pudo ganar en la Vuelta porque sencillamente no había un plan B.

Cuando tienes una segunda línea de tanta calidad como el equipo de Unzue, fruto de que es el único equipo español en el máximo nivel, siendo el español el mejor ciclismo del World Tour estos últimos años, un círculo virtuoso que se rompió cuando sus dos bazas, sus dos únicas bazas se cayeron.

La Vuelta del Movistar Team, aunque decepcionó a muchos, recordad las caídas, a un servidor le gustó por el fogueo que significó a sus perlas, Soler, Pedrero, Carapaz,…, jóvenes pero con mucho talento, pero al mismo tiempo evidenció que más allá de Nairo y Valverde no había contenido para dar la medida de anteriores años.

Porque si la segunda mitad de año fue complicada, la primera fue excelsa. A las dos vueltas ganadas por Nairo, queda en la retina el rendimiento increíble de Alejandro Valverde que caminó por registros de leyenda y casi deidad de este deporte y su historia.

Cabrá ver qué esperamos del nuevo año del mejor equipo español, del único que está en el máximo nivel, que ahora será una serpiente de tres cabezas pero con menos “indios” en la rebotica, fruto de esa reducción de corredores que impone la UCI. Veremos, qué suerte corre esa segunda línea, que pierde efervescencia, porque, aunque se venda lo contrario, no hay calendario para todos, sobre todo cuando las piezas que interesan son las que son y manejas tanto y tan buen material.

Foto tomada del FB del Movistar Team

INFO

Así nos sentó el “azulón” del equipo telefónico

Publicidad

Deja un comentario