Murias: El futuro es verde

0
152
vistas

Dicen que lo mejor de un sueño es culminarlo, hacerlo real, tocarlo con los dedos, manosearlo y quizá lo más importante, disfrutarlo con en la intimidad, con la gente que te quiere, te apoya y constantemente está contigo.

Yo hace dos años por estas fechas pude conocer a Jon Odriozola, venía a hablarme del Orbea continental, esa estructura de hace unos diez años de la que salieron ciclistas que estos días caminan por los grandes titulares: Mikel Landa, Omar Fraile, Mikel Nieve, Jonathan Castroviejo, Ion Izagirre,… de ese proyecto azul, de aquello que aprendió, Jon se declaraba soñador, algo iluso, pero no escondía un anhelo por el que mostraba dosis de ensoñación, pero también determinación.

Y esa determinación hoy nos conduce al escenario que llevábamos reclamando desde hace mucho, y hasta no hace tanto. Algunos de los ahora ciclistas continentales del Murias podrán decir el año que viene que son profesionales, con todas las letras, de principio a fin, con la seguridad desde que estarán en los mejores escenarios, en algunas carreras del World Tour, en toda una Vuelta a España, en la que no estuvo por ejemplo el Kaiku hace diez años, en la Donostia, en la Volta y en la Itzulia.

El salto es enorme, sideral, diría yo, porque el paupérrimo histórico del ciclismo español en tiempos recientes, provoca que cada mejora sera acogida como un motivo de celebración, como una Champions en el balcón del ayuntamiento.

Del proyecto para dar el salto conocemos los sustancial, que se va a dar, y con ello viajan todos los requisitos, formularios, burocracia y avales que se necesita para la aventura, ahora bien, nos vienen muchas dudas, y no con ánimo de ser agoreros y sí para poner los pies en el suelo, que en el ciclismo proyectos fallidos se han dado unos cuantos.

Nos gusta el salto, el tono que coge el bloque, lo que le implicará a los chavales, no sé qué pensarán algunos que se han bajado del tren en marcha, pero sus motivos seguro que tuvieron. Nos gusta que haya un espaldarazo a un deporte que si en un sitio se vive es en Euskadi, donde capitalizar esa pasión era clave para el futuro. Entiendo que el proyecto será 100% vasco ¿Es viable? ¿es bueno?

No nos gusta por eso que desde prensa y otros entornos ya se esté hablando de instituciones, de apoyos públicos, del Gobierno Vasco -no sé si tendrá que ver el cupo que dicen se cerró hace unos días-. Y no me gusta porque en este bendito país tendemos a mirar siempre al papá de lo público para emprender cualquier cosa, cuando la realidad es que en lo público hay cien mil prioridades antes que apoyar a un equipo ciclista, pues una cosa es divulgar un deporte y sus beneficios y otra apoyar a un puñado de buenos talentos.

El deporte en general y el ciclismo en particular se tiene que emancipar para evitar lo que era este deporte hace unos años, que casi tuvo un equipo por comunidad y hoy no queda nada, bueno no queda nada desde hace tiempo. Otra cosa es mover la marca Euskadi en el plano internacional, o el turismo hacia el País Vasco, y ahí habrá que presentar un dossier de carreras antes que mirar al papá de lo público para solicitar patrocinio, eso y vender el interés de Murias en apoyar el tinglado entre otros empresarios.

Para quienes hemos podido conocer un poco la entraña del ciclismo en la comunidad donde es portada sabemos además que las cosas, aunque parezca increíble, no son sencillas, hay egos, dimes, diretes y otras cuestiones, esperemos, de verdad, que esta vez remen todos en la misma dirección. Hay mucho en juego.

Imagen tomada de Murias-Taldea

INFO

Sigue el envío de tu bicicleta al minuto

Publicidad

Deja un comentario