Nibali encuentra el orden en el desorden

0
8
vistas

Hemos dejado pasar, ya me disculparéis, un ratillo desde que acabó la penúltima etapa del Giro de Italia, una carrera de las de entre un millón, copada de emociones y sobresaltos a diario que ha tenido un desenlace que, hace 48 horas, nadie podía imaginar. O alguien apostaba por las flaquezas finales de Steven Kruijswijk, o alguien pensaba en Vincenzo Nibali para el rosa, o alguien preveía que Esteban Chaves merodeara tan cerca el triunfo,…

Cuando miramos a Pinerolo, la puerta de los Alpes, recordamos el antológico final firmado por Trentin, Moser y Brambilla, vemos una general muy diferente a la que nos ha dejado esta tarde.

Tras Pinerolo:

Steven Kruijswijk de líder
Esteban Chaves a tres minutos
Alejandro Valverde a tres minutos veintitrés segundos
Vincenzo Nibali a cuatro minutos cuarenta y tres segundos

48 horas después:

Vincenzo Nibali de líder
Esteban Chaves a cincuenta y dos segundos
Alejandro Valverde a un minuto y diecisiete segundos
Stven Kruijswijk a un minuto y cincuenta segundos

¿Qué ha pasado para este desorden? pues que un genio de turquesa y “tricolore” en el pecho lo revolvió todo. Como esos notarios que tienen la mesa echa un desastre, pero saben donde está cada cosa. Su desorden es el orden, la forma de tenerlo todo controlado, atado. Nibali ha sido ese, un genio sobre ruedas. Se define “cabezota”, se lo dijo a Flecha con la mirada empañada y el beso de la azafata marcado en su mal afeitada mejilla.

Se define así, pero en el ciclismo de los SRM, pinganillos y otras historias para no dormir, es el ciclista que se casa con la leyenda y grandeza que hacen de este deporte patrimonio centenario. Nibali lo ha honrado, como lo ha hecho muchas veces, habrá tiempo para entender las claves, para comentarlas, pero creo que hay una que destaca por encima de todas, el equipo, el Astana, un grupo que hace un año era banda deshilachada frente a Alberto Contador, pero que con él al mando, funciona como un reloj suizo.

Nibali ha ganado, es la cara amable de esta carrera, la del triunfo, pero no sería justo quedarnos con su rostro. Su victoria la engrandecen Esteban Chaves, cuya familia se aproximó al siciliano para felicitarle. El pequeño ruiseñor de Bogotá creo que empezó a perder el Giro en el momento que aseguraba su primera maglia. En Risoul Chavito quedó tocado, en la Lombarda se hundió.

Estará Alejandro Valverde en el podio, al final, sí lo tiene, lo logró. Es casi milagroso que lo tenga porque creo que se ha demostrado que el Giro es una carrera que le resulta muy complicada y se rodea de un equipo pésimamente dirigido. Y no quiero olvidar al pecherón holandés que se veía ya de rosa en Turín y se ha quedado fuera del cajón. Habrá tiempo para comentar más, pero de Kruijswikk sólo puedo decir que ha sido un señor en todos los sentidos y que su desgracia al final la hemos hecho todos un poco nuestra, no obstante tened presente que no ha dicho su última palabra…

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO
Fixies, moda, complementos,…

Publicidad

Deja un comentario