Nibali siempre interesa

0
4
vistas

La semana posiblemente de mayor profundidad en la hibernación ciclista ha tenido un protagonista que hace un año vivía acosado por las dudas que los positivos de su equipo no paraban de arrojar y sin poder disfrutar al 100% de lo que implica ganar un Tour de Francia y todas las mieles que de ello se derivan.

Un año después Nibali, sin escándalos cerca, pausado, tranquilo y mucho menos solicitado, recoge los frutos tardíos de sus excelentes campañas, las últimas, marcadas por una mayor contención en la cantidad de días competidos, pero mucho más intensos con victorias nada desdeñables.

Y entre esos frutos ha estado la ofensiva de otoño de su equipo por renovarle. Curioso este interés repentino, en apariencia, de Vinokourov y los mentores del equipo Astana, que lejos de perder interés en el astro italiano le han ofrecido una renovación sólida, tanto que el de Sicilia se ha repensado su declarada intención de dejar el equipo celeste.

Este interés por la rúbrica de Nibali tiene además dos acicates que muestran el valor incuestionable del de Messina. Por un lado, le ofrecen un buen contrato justo cuando la joven estrella del equipo, Fabio Aru, explota -con podio en Giro y triunfo en Vuelta-. Con Aru en franca progresión pensar en que Nibali podía ser “menos deseado” podría ser hasta lógico, pero no, lejos del desinterés a Nibali le han cortejado para que siga.

Y por otro lado está el calendario, esa cosa que traza el camino de los ciclistas y que en el caso de Nibali está marcado, y bien marcado. El ganador del Tour de 2014 no estará en la salida de la próxima “grande boucle” porque prevé calendario que de inicio no la incluye en una sabia decisión primero porque ya la ganó y segundo porque sobre el papel, Nibali parece un escalón por debajo de los otros tres grandes aspirantes, de Froome a Nairo pasando por Contador.

El campeón italiano hará dos concentraciones en el Teide y un camino muy italiano -Strade, Tirreno y San Remo- para estar en Lieja, ahora que sabe ganar monumentos, y tratar renovar sus laureles del Giro de 2013 donde volverá a mostrar que éste es un ciclista estelaraunque con sus manchas– que se hace interesante sin Tour.

INFO

El taller del Hotel RH Bayren & Spa cumple los requisitos que consideramos básicos a la hora de poder ayudar al cicloturista ante todas sus necesidades.

Publicidad

Deja un comentario