El no arrepentimiento de Nibali

0
8
vistas

El otro día valoramos las opciones meramente deportivas de los que consideramos tres grandes favoritos al Giro, ya sabéis la mejor manera de gafarlos, es etiquetarlos de favoritos. A Landa y Valverde, añadimos a Vincenzo Nibali, el corredor de los grandes nombres que ya sabe lo que implica y significa ganar esta carrera.

Nibali fue entrevistado por El Confidencial momentos antes de la que prueba se pusiera a rodar por los Países Bajos. La pieza se abre con este párrafo:

Publicidad

De los que están en activo, sólo hay dos corredores que hayan ganado las tres: Alberto Contador y Vincenzo Nibali. La primera Vuelta a España de ambos tuvo una importancia descomunal para cada uno de ellos por motivos diferentes. Contador ganaba dos grandes en un año tras el Giro (2008) y Nibali estrenaba su palmarés de grandes en nuestro país. Sin embargo, su último recuerdo aquí es muy negativo. Fue expulsado en la segunda etapa tras recorrer bastantes metros enganchado a su coche de equipo. Pero tiempo después, el siciliano no se lamenta. “¿Arrepentirme de qué? Son situaciones que suceden a menudo en carrera. Me equivoqué y pagué, eso es todo”, dice Nibali a El Confidencial en entrevista por correo electrónico.

1

Muchas veces hemos hablado de los medios que malmeten del ciclismo por defecto, por costumbre o por norma. Siempre hemos creído que el ciclismo es el hermano pobre, con quien todos se atreven, y hay mucho de cierto en ello, pero a veces la gente que dice amarlo y que vive de él no ayuda y creo que las declaraciones que Nibali envió, vía mail, al Confidencial no ayudan en nada.

Decir que no te arrepientes de agarrarte a tu coche y remolcarte hacia el primer grupo cuando te han pillado in fraganti es de poca factura moral, más cuando a continuación dices que es algo habitual, cosa que nunca hemos puesto en duda. Creo que Nibali no puede hacer como si no hubiera pasado nada en una estrategia digna de Rajoy. No creo que Nibali deba fustigarse por lo ocurrido, pero tampoco tomar por tontos a los aficionados.

Estas cosas, cuando se suman a otros estigmas que arrastra el ciclismo, al dopaje se le añaden los motores en las bicicletas, no ayudan y Nibali no muestra arrepentimiento, sólo cabría se lamentara porque le pillaron. El italiano es un ciclista excepcional, un gran competidor que nunca se rinde, pero aquí la grandeza que ha demostrado muchas veces creo que se tambalea.

Deja un comentario