Connect with us

Strava está bien, es interesante, pero sólo si eres un pro

Thibaut Pinot JoanSeguidor

Mundo Bicicleta

Strava está bien, es interesante, pero sólo si eres un pro

Strava está bien, es interesante, pero sólo si eres un pro

Tiempo de lectura:2 Minutos

La “performance” de Thibaut Pinot en Lombardía quedó retratada en Strava

El stravismo no es una patología visual, aunque puede convertirse para muchos en una obsesión.

No es mi caso.

No me gusta Strava.

Sí, lo siento, debo ser un bicho raro, pero no me va todo lo que gira alrededor de esta aplicación que ha revolucionado el mundo del ciclismo y supongo que también el del cicloturismo.

Por eso a mí no me va.

Sí, ya sabéis, lo de salir a buscar el KOM o bien a petar segmentos.

Quizás piense que esto de darlo todo y ser el más rápido en uno de estos sectores puede ser un engañabobos.

Podría argumentar muchos y variados motivos por los que yo opino de esta manera de las actividades en Strava, pero quizás la más importante es que cada salida es una historia y puede que el récord de tu segmento haya sido conseguido, no pocas veces, en diferentes circunstancias.

Es posible que alguien se haya reservado sólo para batir ese segmento (o tú mismo) y quiera comparar su performance con la de otros ciclistas que lo han corrido de manera muy distinta.

Empezando por este motivo, ese KOM puede que no te sirva para nada, más allá de una engañosa satisfacción personal o subir algunos puestos en el ranking.

El Stava “lombardo” de Thibaut Pinot

Todo esto viene a cuento porque hoy me han pasado la actividad del francés Thibaut Pinot que le diera la victoria en la pasada edición de Il Lombardia y que ha tenido la gentileza de compartir en su perfil de Strava con todos los aficionados.

Una transparencia de testimonios en forma de números que sus seguidores le han agradecido de manera especial y que han elogiado una carrera digna de admiración: un broche en forma de hojas doradas para culminar un fin de temporada espectacular.

Cambrils oct.2018

También me han pedido opinión sobre sus prestaciones en esa carrera.

No soy un gran especialista en este tipo de datos, ni un gran técnico, pero me he estado un buen rato observando con todo detalle su actividad en este Monumento disputado el pasado sábado.

La verdad es que es muy entretenido.

Y muy didáctico.

Te puedes pasar bastante tiempo comparando sus segmentos con el de Nibali, que también ha subido su carrera a Strava, o bien mirando lo que ha tardado en ascender las duras cotas que destacaban en el recorrido.

Así, de entrada, lo primero que llama la atención es su velocidad media: a más de 40 km/h para completar los 236 kilómetros de recorrido que llevan de Bergamo a Como. ¡Qué bestialidad!

También su máxima velocidad: a casi 85 km/h descendió el Ghisallo en sus rampas más inclinadas (-11% de desnivel), alcanzando esta punta en un segmento de apenas 500 metros que recorrió en tan sólo 24 segundos.

Unas cifras mareantes.

Puede que hubieran aficionados que pensaran que este recorrido no era para Thibaut, observando además que la meta estaba en bajada, pero ha callado bocas e incluso parece que puede descender (y de hecho así lo hizo) mejor que Nibali.

Los registros están ahí, al alcance de cualquier aficionado que quiera comprobarlo.

En invierno prueba la prenda del arcoiris, prueba Endura 

Si nos fijamos en su entrada triunfal en meta podemos ver que el último tramo lo hizo en 26 segundos a más de 60 km/h.

Eso es correr mucho y darle muy fuerte a los pedales, y da la impresión que estamos ante la metamorfosis de un batallador ciclista a convertirse en un gran campeón.

Ejecutó una carrera inmensa.

Algunos incluso han llamado a su enorme triunfo en Lombardía como “la carrera perfecta”.

Con los datos en la mano puedo decir sin temor a equivocarme que tenía el Mundial en sus piernas.

Sí, el de Valverde.

Si quizás Guimard hubiera apostado por él como jefe de filas sin dudarlo, en detrimento de Alaphilippe, puede que la historia hubiese sido diferente.

Su actividad en Strava así lo confirma: una actuación estratosférica para una soberbia victoria y un final de temporada nunca visto antes para los aficionados franceses desde 1997, nada menos que 21 años desde la última victoria de Laurent Jalabert en este quinto y último Monumento de la temporada.

Viendo su progresión en carrera, su ataque a Nibali en el Civiglio, con rampas por encima del 10%  y que humilló ascendiéndolo a más de 18 km/h,  creo no exagerar si digo que su victoria fue “a lo Hinault”, sin duda.

Muchos podemos pensar que quizás estamos ante la reivindicación definitiva de Thibaut y ya son muchos los seguidores franceses que ya le piden que vaya al Tour de 2019 a ganarlo.

Mucha exigencia para un corredor que puede que haya acabado de eclosionar con este increíble final de curso, pero que aún le queda camino mucho por recorrer si quiere convertirse en un serio aspirante al trono de París.

Si sigo observando detenidamente sus interesantes números, es admirable ver cómo en lo más duro del Muro di Sormano, con rampas entre el 17 y 19% -y hasta más de un 25%-,  mientras Nibali comenzó a dar palos, junto a Rogic y Bernal, descolgando a Valverde, lo ascendió a una velocidad entre 10 y 12 km/h, y eso es mucho para afrontar semejante pared, consiguiendo además el KOM en su último segmento de 600 metros, tardando sólo en superarlo 3 minutos y 22 segundos.

Con todo, permitidme volver al principio: Strava está bien, es interesante, pero sólo si eres un pro. Es mi opinión.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada de FB de Il Lombardia

 

 

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Mundo Bicicleta

Patrocinado

Inicio