Connect with us

¿Qué nos deja esta primavera?

Opinión ciclista

¿Qué nos deja esta primavera?

Tiempo de lectura:2 Minutos

El momentazo: el sprint de San Remo, tan apretado que tuvo hasta contacto físico cuando en el frénesi la bicicleta llevó a Sagan y no al revés contra Kwiatko. Una carrera en la picota, muchos y muchos kilómetros de serpenteo costero, sin más novedad que quien tira a mil por hora para que nadie, absolutamente nadie, pueda romper el pelotón. Sin embargo, San Remo con corredores como el polaco y eslovaco en liza te tiene acoplado en el sillón, en escorzo, retorcido, porque sabes que en cualquier momento puede saltar la chispa, y esa llegó en el Poggio. A partir de ahí, prendida la mecha, vino el baile de la primavera…

El dandy fue Greg Van Avermaet, quien torció su suerte el año pasado, colgándose el oro olímpico y el amarillo del Tour. Con esa inercia ganadora sólo una caída en el Kwaremont, fuera por lo que fuera, impidió un pleno histórico en las “majors” de los adoquines. GVA entró con buen pie en la Het Nieuwsblad y prosiguió con Harelbeke, Wevelgem y Roubaix. En todas ganando al sprint a sus rivales, de lo más diverso además, Gilbert, Naesen, Keukeliere, Stybar,… y demostrando que se puede correr bonito sabiendo guardar para el final ese cambio, esa “hostia” que te ponga en órbita como uno de los más grandes de los tiempos recientes.

La foto es la mirada de Peter Sagan a Niki Tersptra camino de Wevelgem donde el campeón del mundo explotó y creo que cambió su paso en una primavera decepcionante en resultados pero valiosa en experiencias. Sagan cargó contra le holandés y su equipo. “Corren para que yo no gane” aseguró, no sé si timorato, pero sí convencido. Yo no creo que corran para que él no gane, yo creo que corren con pavor sobre su figura y eso es imposible disimularlo..

El matador de la primavera ha sido Alejandro Valverde, quien ya camina por los pasillos de la historia, manejando registros de leyenda y con todo el margen que el quiera otorgarse para los años venideros. Valverde sólo tomo el mando de la Flecha y Lieja al final, muy al final, en el umbral de los que se llevan la gloria y quienes la rozan. Él se la llevó toda y ahora mismo pone un hipotético declive en cuarentena, desafiando las leyes de la naturaleza y el paso del tiempo.

La resurrección de Philippe Gllbert ha sido la nota de la sesión. Ya tuvimos una corazonada cuando se anunció su regreso a una estructura belga, y no erramos. El valón es un ciclista excesivo, que cuando está bien no sabe esconder ni sensaciones y poderío. Le gusta que le dé el aire, no esconde su precioso maillot con la tricolor belga y saca las manos a pasear con facilidad. En La Panne dijo que iba a por Flandes y lo corroboró a la sideral distancia de 50 kilómetros de meta. En la Amstel le pegó una pasada Kwiatko al final de las que te deben dejar roto… Aseguran que meó sangre tras la Amstel por la caída que se llevó. Bien, en todo caso una pena, nos quedamos sin verle en el núcleo duro de las Ardenas, salpimentando, seguro, las claras victorias de Valverde.

El bajón del Lotto, sin duda la escuadra más belga que hay, al menos que más lo transmite en colores, ropa, bicicletas e incluso la banderita que lucen. Para ellos este periodo es sagrado y han caído con estrépito. Sus perlas no acaban de despuntar, ni Tiesj Benoot en pavé ni Tm Wellens en las Ardenas, y eso que lo intentaron, que se mostraron, pero con la conviccion de que o no iban a ninguna parte o de que estaban en el sitio y momentos equivocados para moverse.

Imágenes tomadas de FB de Movistar, Milán-San Remo y Amstel

INFO

Vete a las Cataratas del Niágara

Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-1-TOT
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Inicio