¿Por qué nos gusta la pista?

0
13
vistas

No es multitudinaria, no tiene la complicidad de los grandes medios, podría dar para un reality, cogiendo una colla de inexpertos en bicicleta y enseñándoles a montar y disfrutar de ella, encajaría en el prime time, te permitiría cenar mientras ves y ves pasar ciclistas de toda talla y procedencia. La pista no ocupa grandes titulares, pero exprime tu adrenalina. Quien la prueba, sabe de qué habla, del aire, el peralte, las sensaciones contrarias, arrancar parado con un desarrollo imposible, tomar velocidad, coger inercia y notar que tu pedaleo es redondo, que la bici y la persona son uno, un ente que da vueltas en una elipse peraltada a ritmo de crucero. Que cuando tomas velocidad aquello rula, que te ves poderoso, que te ves en el podio de Río, o de Londres, o de Barcelona porque exprimes tu ser y lo haces volar más allá de la grada…

Vuelvo a sugerir que el ciclismo en pista es el gran desconocido de nuestro deporte. Es el espectáculo de la bicicleta en cuatro paredes aunque no siempre bajo techo, desde una grada con la opción de tocar, casi interpelar al atleta en el momento previo a la explosión.

Dijimos una vez que en la pista está el origen. Lo corroboramos. Es la bicicleta sin avalorios: cuadro, eje y pedal, cuadro, potencia, manillar y encintado, cuadro, tija y sillín. Así, nada más. Si es blanca, la bicicleta parecerá hasta desnuda, transparente. Una desnudez que cautiva, que muchos pasean por la ciudad, entre coches, por aceras y calzada. Frenando “a lo Cañardo”, como apostillaban los anuncios de hace casi cien años.

El niño que aprende en la pista, aprende a encontrar la cadencia, a circular en grupo, a omitir el freno, a ganar recursos y con estos la técnica, que un día le servirá si escoge el oficio de ciclista o que le salvará de embrollos si quiere ir a su trabajo en bici, porque la pista es el libro en blanco que cada uno escribe desde cero, sin que nadie te anticipe el final.

La pista es concentración y responsabilidad, mirad la imagen de Dario Zampieri ajustándose las correas del pedal antes de competir, porque cuando entras en la elipse es imposible especular. Has de darlo todo, no hay segunda vuelta, ni otra opción, o mueres en el intento o vuelves a tu casa con la sensación de haber escatimado, un sentimiento de culpa terrible. La pista también es social, en la grada ves y disfrutas, pero lo compartes, lo comentas y lo hablas. Es ciclismo del que se puede tocar, oler y casi sentir, cuando oyes un chasquido porque una caída ha tenido lugar, te duele como si estuvieras ahí. abajo del peralte, en el amasijo de carne y hierro.

La pista es también espectáculo, a veces nublado, como el de los Juegos que no tuvieron ningún minuto en la televisión aquí en España, pero siempre luminoso, porque ilustra sobre ciclismo, sobre su esencia, sólo mirad la cantidad de pistards que se fueron a la carretera y lo bien que lo hacen: todos los australianos, Viviani, Kluge, Cavendish, Gaviria, el colombiano que hablará flamenco porque su rodar es una joya en sí mismo, Keisse, Terpstra,…. La pista es un mundo en sí mismo: keirin, velocidades, puntuación,… cada una diferente, todas con lo suyo, pero en sucesión no permiten relajarse.

Si podéis id a la pista, el ciclismo os desvelará su secreto mejor guardado.

Imagen tomada de Laura

INFO

Shimano, GT y Stevens representarán a Macario Llorente en Unibike 2016

Este fin de semana llega a Madrid Unibike, la Feria Internacional de la Bicicleta. El jueves 22 y viernes 23 dirigido a profesionales y el sábado 24 y domingo 25 abierto para todo el público aficionado a la bicicleta. Este año la feria da un paso adelante, ofreciendo a los asistentes un amplio espacio para los test de bicicletas…

Publicidad

Deja un comentario