Nos joda o no, Cavendish ya es campeón del mundo

3
6
vistas
El tiempo quería que Cavendish fuera, al menos una vez en la vida, campeón del mundo. Lo llevaba escrito en esa cara de fanfarrón que Dios le ha dado. Antes o después pasaría. Otro muro cae para el “tea & cycling” insular. Tom Simpson ya tiene compañero. Y es que cada cierto tiempo, los signos confluyen para que un velocista puro acabe de arco iris. Nueve años después de Zolder, donde ante la inoperancia del circuito Astarloa probó fortuna en una rotonda, hemos vuelto a tener un mundial de mierda.
El debate de si los velocistas pueden ser o no campeones del mundo resulta estéril por cuanto hubo grandes sprinters que llegaron a tal estatus sin necesidad de gozar de los favores del recorrido. El de ayer fue un monólogo inglés que compuso su punta de lanza a modo de los mejores “trenos” para llevarlos a todos juntitos a meta. Ni Gilbert, ni Cancellara,… ahí no había absolutamente que hacer. Cuando una carrera ofrece en su encefalograma una lectura plana evidencia el sopor soportado. Sólo el colorido de las laderas danesas colmadas en colorines nacionales dio brío a una edición que quedará como aquella que dio el título a Cav.
Con el HTC en la prórroga de su existencia, llamó la atención del copo firmado por esta escuadra nacida del capital riesgo. De cualquiera de las maneras esperamos a ver cómo será ese arcoíris integrado en el negro buzo del Sky. La ya de por si previsiblemente complicada relación Cavendish-Wiggins goza ahora de un nuevo punto de tensión con el título atesorado por ese hooligan metido a ciclista. Esperemos, pero el Tour puede suponer un socavón en la plácida historia de estos británicos al máximo nivel. Quién para quién. Etapas a gogo o la opción de otro top ten. Uno u otro. Dos egocéntricos enfrentados que espero no sesguen –que lo harán- la trayectoria de una fenomenal segunda línea asentada en un tridente tal como Uran, Froome y Thomas,
Con todo Mark Cavendish puede, y debe, sonreír a la vida, y a sus circunstancias. Que no haya recibido aún castigo a su brutal sprint en la cuarta etapa de la Vuelta a Suiza de 2010 raya lo inmoral al tiempo que materializa sustancialmente esa doble moral tan propia ya no sólo del ciclismo sino del género humano. No sé qué pensarán corredores como Haussler o Boonen de lo de ayer, cierto es que desde que Cav los cazara en el mentado sprint helvético la vida sí que no fue igual para ellos. 

Publicidad

3 COMENTARIOS

  1. Independientemente de si Cavendish te cae bien o no, lo que no es logico es que tres esprinters puros copen el podio de un mundial, como si fuera una etapa llana del Tour. El recorrido era impresentable, un mundial tiene que hacer seleccion y este no lo hizo. Para que hacer 270 km para ver esto? Con 60 hubiera bastado,…..

Deja un comentario