Sven Nys y las victorias de estado

0
7
vistas

Hace pocos días nos preguntamos si el contador de Nys se había parado. Nico Van Looy contaba más de un año entero sin ganar -no sé si en una pared de su casa- y eso en la trayectoria de alguien que se tilda de “caníbal” era excesivo. Incluso si nos remontamos más allá, veíamos que Nys no ganaba una carrera de la Copa del Mundo desde hace tres años, una barbaridad.

En el fin de semana que Bélgica fue portada por temas tristes e inquietantes, el país que vive con el ciclismo en la mesita de noche se llevó una buena alegría porque uno de sus referentes, el más vivo testigo de la herencia de Eddy Merckx, se ha batido con los mejores del mundo como antaño y los ha ganado también como antaño. Una de esas victorias que llegan a un país que le adora y que curan, en cierta medida, otras desazones, al estilo de aquellas que Gino Bartali, salvando las distancias, ofrecía a la zarrapastrosa Italia de la postguerra.

En la galería de rivales de Nys ahora aparecen nuevos querubines y fue un espectáculo que no podemos menos que recomendaros que veáis. Los arenales Koksijde fueron el escenario de su vuelta al redil, al círculo de los grandes en una prueba de las que curten, porque el frío reinante se obligaba a forzar la mecánica con barro y lluvia en un trazado donde se premió la técnica y la vida monacal que distinguen a Nys.

La imagen que traemos en la #PantallaJoanSeguidor es una captura de uno de esos bancales de arena blanda  y almohadillada, un trozo, como otros muchos, en el que Nys sacaba a relucir ese talento que la edad no marchita y que no es otro que el manejo exquisito de la bicicleta. Hablan de las ganancias marginales  en el Team Sky, pues bien, Nys las aplica en cada giro, en cada charco, en cara césped, en cada barro para que, una vez sumadas, dé como resultado un triunfo, otro, cincuenta ya en la Copa del Mundo.

Decía esta mañana Berto Romero que tuvo la suerte y el privilegio de trabajar y aprender cobrando de actores como Karra Elejalde y Carmen Machi en la “multipegonada” película de los apellidos catalanes, pues bien, Wout Van Aert recibió lecciones en vivo y directo, en tiempo real, y de cerca que le vendrán muy bien.

Van Aert es muy joven, tremendamente joven, ha apostado, por el momento todo al ciclocross, cosa que no es ni sencilla ni viable en muchos casos, pero su cara larga en el último mundial cuando se colgó la medalla de plata habla de una ambición que no quiere la excusa de la edad ni similares.

Van Aert es muy bueno pero está rodeado de rivales, como él, también centrados en ciclocross y crecer no será sencillo. El año pasado ganó sobre las mismas campas en las que Nys le ha batido esta vez y lo que en otras ocasiones son derrotas que duelen, esta vez convendría que viera el vaso medio lleno y lo valioso que esto le será en el futuro.

INFO

Una escapada de amor & ciclismo es posible… 

Publicidad

Deja un comentario