Oleg Tinkov es un mal necesario

2
15
vistas

En estos días previos al Tour, el contenido relacionado con ciclismo se multiplica en Eurosport. Ayer lunes sacaron una entrevista con Alberto Contador que tocó de forma aleatoria varios momentos y aspectos de su vida deportiva. Una de las cuestiones pasó por Oleg Tinkov y su aportación al ciclismo. Contador lo situó en el marco de su amor por este deporte y agradeció su inversión en el mismo, teniendo numerosas novias en otros lados y seguramente menos complicadas que este circo.

No quiso profundizar más Contador sobre el jefe más peculiar que posiblemente haya tenido jamás, una persona que ha cuestionado el sueldo de estrella de primer nivel del madrileño a exhibirlo como ejemplo de todas las virtudes terrenales cuando ganó la Vuelta a España hace dos años en Santiago de Compostela.

De cualquiera de las maneras, Contador habló en clave de retirada del ruso, algo que ya él mismo anunció hace tiempo, situando a Tinkov en la balanza de la historia, como uno de los mecenas más ruidosos y excéntricos del ciclismo. Del todo vale que les decía a sus chicos hace ocho años en el Giro, de fichar a ciclistas con una X en la espalda, como Tyler Hamilton, a este Tinkoff, uno de los mejores equipos del mundo, pagado de su bolsillo, tras sacar casi a empujones al banco danés Saxo del copatrocinio. Esta ha sido la línea vital de Tinkov en el ciclismo.

En este tiempo le hemos visto en mil poses, montando en bici, sintiéndose pro entre sus ciclistas y presionando a sus estrellas como pocas veces se ha visto y, atención, asumiendo sueldos fuera de mercado. Ha sido manager, director, en la sombra, pero de facto y “paganini”. Sus víctimas se cuentan por varias, la más ilustre Bjarne Riis, que trabaja en algo tan grande que no ha vuelto a dar detalles desde una rueda de prensa iniciar.

Tinkov se ha distinguido por ir más rápido que el establishment ciclista y eso le ha matado. Con sus peculiares dialéctica y puesta de escena, el banquero venido a menos por la situación económica de su país, ha reclamado un reparto diferente del poco dinero que mueve un deporte que no cobra entrada y todo lo fía al patrocinio. En ASO ha encontrado su muro y aunque quiso, no pudo ni reunir los apoyos de sus colegas en la dirección de equipos, ni torcer la voluntad de quienes manejan con mano de hierro un negocio tan lucrativo que impide cambiar las cosas.

Tinkov supongo estará estos días por el Tour. Se me hace complicado pensar que no volverá en años venideros pero ya no como propietario de uno de los equipos que opositan al triunfo. Creo que el ruso es un mal necesario para el ciclismo, una extensión de esas inversiones locas que en otros deportes se están realizando y que en este mundillo cuesta que lleguen. Sus formas le han perdido, pero sus palabras creo que muchas veces han estado cargadas de sentido. Lo importante sería tener varios como él, y sí queréis que os diga la verdad, los tiempos de poner pasta y no preguntar pasaron hace mucho a la historia.

El ciclismo debe dar algo más a quienes se juegan su percal en él, y si esto no cambia, no se tocan los derechos y quienes manejan ahora el cotarro no ceden, verán que un día tendrán carrera, recorrido y ayuntamientos dispuestos a pagar la fiesta, pero quizá ya no equipos que llenen la carretera.

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

Somiedo, Ventana, San Lorenzo y Farrapona, el reto para el próximo mes de agosto

Publicidad

2 COMENTARIOS

Deja un comentario