¿Omnium o “bodrium”?

1
22
vistas

Dos versiones sobre el omnium que ya rueda por el velódromo de Río…

A favor, por Itmar Esteban

Pues a mí me gusta mucho el omnium, me gusta la fórmula y me gusta mucho verlo. Es más, creo que es mucho mejor ahora que antes, con ese reglamento en el que los puntos de la puntuación suman directos a la general hace que la puntuación sea a muerte y que haya unos cambios espectaculares en la clasificación. Lo vimos en el mundial de Londres con Gaviria, Cavendish y Viviani entrando como lobos a cada sprint y muriendo en el último

Hay mucha gente que comenta que se impide que vengan las estrellas de la ruta, cuando la pista tiene suficiente entidad como para tener sus propias estrellas, no le hacen falta prestadas. A quien no le guste preparar el omnium, no hace falta que venga. Un carretero haciendo la puntuación no me pone, quiero ver ciclistas que se han batido el cobre en el velódromo, que saben ir en pista y dominan muchas modalidades.

El omnium me parece una buena solución y además sirve para cuadrar el programa de velocistas y fondistas y permitir la entrada de más chicas. Yo no pondría una puntuación por el omnium, si hubiera que añadir algo haría una americana en ambos sexos.

Yo lo veo bien así, incluso perjudicando a los intereses de España que siempre ha ido mejor en el fondo. En la persecución por equipos hace tiempo que no se clasifica.

En contra, por Luis Román, jefe de prensa de la Federación Española de Ciclismo

Los que me hayáis leído sabéis que ‘bodrium’ es el nombre que le doy a esta disciplina. Con ello no quiero minusvalorar los méritos de unos deportistas que se enfrentan a una máxima exigencia -¿verdad Leire?-, sino simplemente a la génesis de una prueba que nació como consecuencia de la sobredimensión de los JJOO.

¿Os imagináis que en atletismo quitasen los 100 metros, los 1.500, el salto de altura o de longitud dejándolos en el decatlón? Inconcebible. Pues el ciclismo no solo aceptó sino que le dio todas sus bendiciones descendiendo a ‘segunda’ a pruebas tan necesarias como espectaculares: persecución (los 1.500 de la pista), puntos o madison. Y relegando a los fondistas a un papel muy secundario como denunciaba ayer Llaneras.

Además el omnium es complicado, incluso aburrido, de seguir para los espectadores. No son las marcas las que cuentan sino los puestos. Sé que alguno contraatacará hablando del desenlace del omnium del último Mundial, que fue espectacular, con Gaviria, Kluge, Viviani o Cavendish. Sí, lo fue… pero porque lo que vivimos fue una puntuación.

Y hablando de Llaneras, nuestro mejor olímpico: Hoy en día estaría ‘penando’ en el omnium en vez de ‘sentando cátedra’ en puntos o madison.

Publicidad

1 COMENTARIO

Deja un comentario