Los milagros no son australianos

0
7
vistas

En la crono por equipos que abrió el cartel de Ponferrada 2014, esos mundiales que costaron un parto sacar adelante, ganó BMC, terceros fueron los del Omega y cuartos el Team Sky, en lo que se les impone como un año de auténtica penitencia por resultados mediocres y lejos de sus metas. En medio de este tridente de transatlánticos ciclistas quedó el equipo australiano del Orica, un cuadro con muchos menos posibles que sus rivales, pero que se codea con ellos pues lo que no tiene de dinero, lo tiene de talento, ingenio y buena dirección.

Segundos otra vez no es nuestro puesto favorito, pero seguro que dimos todo lo que teníamos” dijo Svein Tuft, uno de los seis ciclistas que realizó la crono por el equipo aussie. “Posiblemente fuésemos los más fuertes en la segunda parte del recorrido pero para ganar los seis chicos tenían que haber estado excepcionales”, añadía. “No tenemos súperestrellas en nuestro equipo y estuvimos a buen nivel pero no ese nivel superior que necesitas para ser campeón del mundoañadió el director Matt Whitte.

El sexteto de Orica el pasado domingo respondía a nombres en gran medida desconocidos para el gran público. Combinaba a partes iguales veteranía e irradiante juventud, tres y tres, pero en el su base había algo muy común a todos: el trabajo en  la pista, algo que se sigue negando en España, por ejemplo, pero que significa la mejor cantera para grandes rodadores y excelentes ciclistas como la experiencia, cada vez más machacona, se empeña en demostrar.

Sólo dos ciclistas no pertenecen al genuino género de los velódromos: El canadiense Tuft, que formó parte de la mitad veterana, ya había sido subcampeón del mundo contra el reloj hace seis años, y el australiano Damien Howson, buen croner a nivel continental pero sin la etiqueta de pistard. Del resto tenemos auténticos lobos de velódromo. Anoten: Luke Durbridge, 23 añitos y campeón del mundo en persecución por equipos, Michael Hepburn, idénticas credenciales que el anterior sumadas a un subcampeonato olímpico, Bret Lancaster, campeón olímpico hace diez años en la cuarteta formando con Brad Mc Gee, y el holandés Jens Mouris, 34 años y una excelente colección de persecuciones por equipos.

Verles rodar el otro día por las rutas de Ponferrada, el castillo de Villafranca y los viñedos de Cacabelos fue una delicia, una muesca más en ese camino imparable que dice que hay que mirar más a los velódromos pues no es la primera vez que Orica ralla a este nivel como colectivo. Miren las cronos sub 23 y femenina juvenil. Otros dos oros en medio de una competencia terrible.

No es la primera vez que aseguramos, es nuestro pensar, que Orica es el equipo mejor dirigido del pelotón internacional. Poseen muchos menos medios que las grandes estructuras, menos nombres por ejemplo que el Movistar, pero cada vez que fijan el objetivo rara vez yerran. Miren por ejemplo las carreras canadienses del World Tour, sobretodo la segunda cuando dominaron a placer un pelotón lleno de estrellas. Miren las victorias de Matthews, el poder decisorio de Michael Albasini, el Tour del año pasado cuando se llevaron todo la primera semana, hasta el arco de meta de la primera etapa. Miren eso y sabrán lo que es un equipo con mayúsculas, algo que en el ciclismo superprofesionalizado es muy complicado de encontrar pues las lagunas del volante se suplen con estrellas.

Imagen tomada de http://www.greenedgecycling.com/

INFO

Para poder trasportar correctamente tu bicicleta con el embalaje NACEX BICIBOX, debemos tener en cuenta lo siguiente

1nacex

– Se debe girar y desmontar el manillar

– Se deben desmontar los pedales y ruedas (una o las dos dependiendo del tamaño)

– Se deben proteger los elementos sensibles (cuadro, tijas) y aquellos que queden desmontados con papel burbuja o similar

– Introducir en la caja cuidadosamente evitando golpes y arañazos

– Transportar siempre en posición vertical

Publicidad

Deja un comentario