Oscar Freire hace números y no le salen

3
43
vistas

Hace un tiempo Oscar Freire lanzaba una andanada contra todo lo que se movía. Aseguró estar “hasta las pelotas” de todo lo que se estaba convirtiendo el ciclismo, advertía peligro en los sprints en los que antes se metía a ciegas, ralló el hartazgo, más habiendo cumplido con creces un ciclo, y viendo que el cuarto mundial se prorrogaba año tras año, en ocasiones por demérito suyo, en otras por el descontrol que reinó la selección española en momentos cumbre.

Ya a finales del año pasado salió a tortas del Rabobank, pues estos interpretaron, rezaba el comunicado oficial, que el cántabro echaba cerrojo a su trayectoria deportiva. Sin embargo se quiso dar un respiro de 365 días. Katusha pescó un triple campeón del mundo en condiciones entendemos ventajosas, por mucho que su caché pocos se lo puedan permitir.
“Si gano mi cuarto mundial me daré otro año” vino a decir tras ser amargamente superado por ese luchador llamado Thomas Voeckler en la Flecha Brabanzona, una carrera que aflora con brillo en su palmarés. Si esta semiclásica fuera su único resultado destacado de la primavera habría motivos para no replantearse sus primeras intenciones, pero no es el caso. El de Torrelavega está firmando una campaña de impresión, sencillamente impoluta. No gana con solvencia, dos triunfos cuelgan de su mochila, pero cómo impone, cómo le siguen, qué bien se le ve que confiado, y sobretodo que adelante siempre.
Anotemos: ocupa la undécima plaza en el CQ Ranking merced a dos triunfos parciales en Tour Down Under y Vuelta a Andalucía, segundas plazas en el E3 de Harelbeke y Flecha Brabanzona, cuarto en la Gante-Wevelgem y séptimo en Milán- San Remo. En todas las citas además ha estado acompañado como siempre hacía reclamado nunca había estadopor gregarios como Simon Spilak, Xavi Florencio, Dani Moreno, Luca Paolini y cia y transmitiendo la sensación de que si la salud le acompaña como pocas veces lo ha hecho a sus 36 años, lo sentimos por las nuevas generaciones, está en perfectas condiciones de completar temporadas de killer.
Y es que los rusos deben esta flipando con la colonia española que alberga desde hace un par de años. El proyecto surgido hace tres años con dinero, patrocinios y recursos naturales, y posiblemente humanos, rusos luce su mejor versión cuando los españoles son de la partida. A la naturalidad con la que gana Joaquim Rodríguez, de quien en breve queremos dar alguna pincelada ante el tridente de las Árdenas, se une este Freire y un matador Dani Moreno que te hace un reloj con los mimbres de un cesto. Si el año pasado el ruso fue el turismo que más creció en nuestro país, la cuota española justifica los retornos cuantificables: siete de diez victorias en lo que llevamos de año. Todo sea por la madre Rusia. 

Publicidad

3 COMENTARIOS

  1. No entiendo muy bien las críticas a Óscar Freire. Desde mi punto de vista (y por palmarés) es el segundo mejor ciclista español de toda la historia y en este país los medios de comunicación le han dado un mínimo de protagonismo en comparación con otros ciclistas (ciclistas que además han ayudado a dañar la imagen de España, como los sancionados por dopaje Valverde o Contador). Cierto es que en tantos años de carrera haya podido cometer errores, pero no es menos cierto que siempre corre con una mentalidad ganadora y que siempre dice lo que piensa en las entrevistas. Además, es fácil pensar que si en estos años el Rabobank o la selección española (una banda en muchas ocasiones) le hubiesen ayudado un poco más, sus vitrinas tendrían algún trofeo más.Me parece ejemplar que con 36 años siga en primer nivel, peleando por las carreras más importantes y que el las entrevistas siga diciendo lo que piensa sin morderse la lengua.

  2. No es mi intención criticar a Freire Iago, sólo comento que tenía muy claro que se iba a retirar, que había hechos sus cábalas y había decidido que éste era el momento de dejarlo, pero que con la temporada que lleva parece cambiar el discurso paulatinamente. Es viéndole correr cuesta pensar que se vaya a retirar.

  3. Supongo que las situaciones cambian y que la vida de un deportista de élite no debe ser nada fácil, y para un ganador retirarse no debe ser una decisión sencilla de tomar. Con la temporada que lleva seguro que le van a llover las ofertas para continuar (acumula una gran cantidad de puntos UCI) y ojalá que siga en el pelotón porque está demostrando que puede seguir en la brecha peleando con los mejores en las mejores carreras.

Deja un comentario