El palmarés B de Tim Wellens

0
158
vistas

¿Cómo le iría al ciclismo con varios ciclistas como Tim Wellens?

En este ciclismo que tanto cuestionamos y tanto exploramos, vemos con espanto que el tedio y la rutina se instalen en el pelotón. Cuando miramos estos últimos años apreciamos con disgusto como las grandes carreras se acaban decidiendo en el tramo final, a veces sobre la bocina, en la misma línea, con la sensación de que todo lo anterior ha podido prescindible o una especie de preámbulo inservible que ha invitado al sesteo del aficionado.

En su día nos preguntamos ¿Strade Bianche o San Remo? Y os sorprenderían las respuestas, pero la primera, sin ser un monumento, fue la opción mayoritaria.

Dicho esto, lo cierto es que ser valiente está penalizado en el pelotón, no por nada en concreto, ni nadie con cara y ojos, pero sí por la propia inercia que ha tomado este circo.

Pero volvamos al titular de esta cabecera, volvamos a Tim Wellens, un corredor por el que muchas veces hemos admitido admiración y cariño, por muchos motivos, por su entrega, por su generosidad, por su arrojo, valentía y coraje, por dar la cara, por no esconderse, por no esperar a los demás, por….

Si miramos el grueso del palmarés de Tim Wellens queremos quedarnos con tres momentos: Mallorca pugnando con Alejandro Valverde, BinckBank Tour escapado con Tom Dumolin y el Gran Premio de Valonia desatado y solo por los caminos de ronda de la ciudadela de Namur.

Tres momentos que nos describen este ciclista, tres instantes de ciclismo mayúsculo y ofensivo, en las antípodas de la especulación. Tres carreras que forman parte de su colección de perlas, cada vez más abundantes y frecuentes.

Sin embargo, el Tim Wellens del gran World Tour, sabemos que BinckBank es WT, pero no un monumento al uso, el Wellens del WT histórico se encuentra con un techo de cristal que el día que lo rompa, lo celebraremos. Para toméis la medida, Wellens es de los pocos favoritos que no espera a Huy para asaltar la Flecha Valona, algo que va casi contra las leyes de la gravedad ciclista.

Tim Wellens ha cerrado en Gunagxi, donde ha ganado, una buena temporada que va de febrero a octubre, generalmente presente con mayor o menor fortuna, lo que es obvio es que el Tour de Francia no le va, no al menos en la medida que el Giro de Italia, donde se regaló un excelente triunfo el año pasado.

A Tim Wellens le falta lo que un día vimos que les faltaba a otros excelentes ciclistas, como Purito, que necesitaban de una guinda, de un Lombardía o una Lieja, o de algo mejor, quién sabe si de un mundial, para ver que la suerte de este ciclista nunca es esquiva en las grandes citas de siempre.

Imágenes tomadas de FB de Velon CC

INFO

Priorat, Baix Camp,… esos paraísos ciclistas

Publicidad

Deja un comentario