Paolo Tiralongo y Alberto Contador

1
34
vistas

Hace una semana Paolo Tiralongo ganó su segunda etapa en el Giro de Italia, la segunda de su trayectoria deportiva. No sé si algunos recordaréis cómo se hizo con la primera, fue hace cuatro años, Tiralongo tenía el triunfo en su mano, pero Purito amenazaba el mismo. Contador, en un rosa del que sería desposeído por el TAS, saltó por detrás, puso el tema en orden y dejó a Tiralongo ganar la etapa. Al año y pico, el trabajo de Tiralongo se hizo sentir camino de Fuente De, el día que Contador le dio la vuelta a la Vuelta que tenía ganada el propio Purito.

Cuatro años después, Contador y Tiralongo vuelven a coincidir mucho en carrera. En la subida de Daone, Tiralongo tiraba y tiraba sin pensar en el peso que le quedaría en las piernas. El ciclista más viejo del pelotón, más incluso que Ivan Basso, el corredor que vino a estar con Contador en los momentos clave, marcó el tempo en la subida que precedía el gran momento de Madonna di Campiglio, la subida que irremisiblemente llevaba Marco Pantani al recuerdo de todos. Tiralongo cumplía, así lo entendemos, órdenes de equipo, de su equipo, el Astana, ese que un día tuvo a Contador en sus lides y al que parecen extrañar porque rara vez se ve un trabajo tan franco en favor de un rival como el que Astana realiza por el líder de este Giro.

No sabemos quién marca las directivas en el equipo turquesa, no sabemos si es el llamado conductor-director, si es el inexperto y visceral Fabio Aru o si es un virus que Oleg Tinkov ha metido en los smartphones de los kazajos. Desde luego son decisiones que parecen tomadas con el pie. Tinkoff no da la talla, y eso que traían un equipazo, pero a Contador no le hacía falta mucho más. Si cuando Landa, Cataldo y compañía estaban en disposición de hacer daño no lo hicieron, poco van a hacer con el líder disparado tras una corno antológica.

Al final de toda la película, al final, deducimos que por un lado Astana sigue el guión que en su día clavaron otros, teniendo un líder claro hay que respetarlo aunque no dé más de sí, y a las malas, nos conformamos con etapas, premio loable, pero muy lejano al objetivo inicialmente marcado, que no era otro que ganar el Giro.

Alberto Contador lo tiene en su mano, sería su segundo Giro, muy diferente a aquel que ganó “viniendo de playa”. El fin de semana ha sido redondo: crono muy buena y final en alto mostrando autoridad. Contador está en la primera mitad de esa gran vuelta de tres meses que ha emprendido, porque en el horizonte, con el Giro muy favorable, ya aparece el Tour.

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

Antención pregunta: Cuál fue tu primera Orbea???

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Desde mi punto de vista el equipo “turquesa” esta corriendo el Giro para su jefe, pero este no está todo lo bien que debería, de hecho tiene varios compañeros que parecen estar mejor que él y Alberto Contador se está beneficiado de ello cuando se queda sin los suyos. Y claro, todos recordamos que Contador estaba en este equipo, no hace tanto.
    No entiendo de tácticas, lo que entiendo es lo que veo.

Deja un comentario