Connect with us

Patrick Sercu y Eddy Merckx: enemigos íntimos

Patrick Sercu JoanSeguidor

Ciclismo antiguo

Patrick Sercu y Eddy Merckx: enemigos íntimos

Patrick Sercu y Eddy Merckx: enemigos íntimos

Berria 2020 -gif

El pasado viernes 19 de abril, «El Caníbal» lloró la última escapada de Patrick Sercu

No era para menos, su compatriota Patrick Sercu, su amigo y enemigo íntimo a partes iguales, con el que había formado un tándem casi invencible en la pista, lo acababa de dejar de rueda, escapándose de la vida a la edad de 74 años.

Y lo había hecho como él lo solía hacer: deprisa y rápido, esprintando en solitario.

Endura Tour 2019

Sí, Eddy Merckx lloró ese día la muerte del que había sido su compañero de fatigas desde que tenían 16 años, una gran pérdida para él a nivel personal y para el ciclismo en general que había perdido uno de los grandes nombres de la historia de este sacrificado deporte.

Es posible que muchos os preguntéis quién era Patrick Sercu para tener este merecidísimo reconocimiento.

Los que no lo hayáis conocido, no os culpéis.

Publicada por Willy Wauthlé en Sábado, 14 de junio de 2014

Es comprensible.

Sólo los fieles seguidores del ciclismo en pista, o los amantes de las épicas aventuras que se viven en el velódromo, reconocerán a este inigualable corredor como “el Eddy Merckx de la pista”.

SQR – Cerdanya Cycle

Sólo vamos a dar unas pocas cifras para que os deis cuenta de quién era este fenómeno de la velocidad:

*1206 victorias en toda su carrera, aunque la gran mayoría forjada en los velódromos.

*Ganó 88 pruebas de los Seis Días.  27 participaciones con Merckx de pareja, de las que ganó 15.

Patrick Sercu JoanSeguidor

http://capovelo.com

*Campeón olímpico de kilómetro en Tokio en 1964 y triple campeón del mundo de velocidad.

*En carretera tampoco fue cojo, con nada menos que 168 victorias en su palmarés, algo al alcance sólo de los elegidos.

*También lució en el Tour, incluso un día llegó a ser maillot amarillo, ganando seis etapas y adjudicándose el maillot verde en el año 1974, compartiendo podio con su gran amigo Eddy Merckx que aquel año ganaba su quinta ronda gala.

Podríamos seguir citando datos de un historial deslumbrante, pero creemos que estos son suficientes para destacar su carrera como ciclista: brillante, larga, intensa y vertiginosa.

Pero donde labró su leyenda fue sin duda en la pista y en una competición de seis días.

En efecto, una carrera que obligaba a los corredores a dar vueltas al velódromo 18 horas al día durante seis días.

El séptimo estaba reservado al “día del Señor” y el descanso era obligado: era la prueba de los Seis Días que había nacido en el año 1878.

Como buen flamenco que era, Sercu inició su andadura en el velódromo en Izegem, en la pista construida por Odile Defraye en 1912 que fue, además, el primer belga en ganar el Tour.

DT-Swiss 2019

Pero fue en la pista de Gante en la que Sercu logró su primera gran victoria en los Seis Días.

Fue en 1965 y lo hizo en asociación con Eddy Merckx, al que ya conocía desde que eran adolescentes.

Se conocieron en el Sportpaleis de Bruselas y se hicieron grandes amigos dos jóvenes e inocentes corredores cuya única ambición era la dedicación exclusiva a su profesión.

Pero un año antes, en 1964, ambos ya habían participado juntos en los Juegos Olímpicos de Tokio.

La vida de Eddy Merckx se entiende con Patrick Sercu

Sercu lo hacía en calidad de campeón belga de Sprint, Ómnium y Madison, y ambos, a su vez, como campeones mundiales amateur recién coronados: Merckx en la carretera, Sercu en el sprint.

Sercu ganó el oro, privando del posible título a Merckx, algo que dicen no sentó demasiado bien a “El Caníbal”, pero que, a pesar de todo, no fue impedimento para que la admiración mutua que se profesaban continuara siendo profunda.

Suunto 5 –  Summer img1

Su amistad no había de dañarse por culpa de la competición.

Ser rivales no tenía porque romper ese vínculo.

Ambos corrían para ganar, sin importar contra quién.

Pero a Sercu dónde más le gustaba participar (y ganar) era en su casa: en Gante y en su velódromo de Kuipke, la meca flamenca.

En aquella pista sucia, con marcas negras de las llantas en aquellas maderas que crujían y se hundían al paso de los corredores y con manchas de sudor, Sercu ganó nada menos que 11 veces.

Cruz SQR

Cuatro fueron con Merckx, su mejor compañero, «un ciclista vacunado por un rayo», como el propio Sercu acertó en definirlo.

Dicen que ambos se complementaban a la perfección: Eddy era la fuerza y Sercu la velocidad.

Y siempre amigos, a pesar de la intensa rivalidad, sobre todo cuando un equipo italiano (el Dreher) se cruzó en sus caminos y los convirtió en oponentes.

El propio Sercu siempre decía que a pesar de ser adversarios nunca peligró su relación de amistad y que se había de distinguir muy bien entre la ambición deportiva y el respeto mutuo y el afecto.

SQR – GORE
SQR-Gore2

Aunque Merckx siempre se encargaba de encender la mecha y declaraba que “el adversario nunca te puede gustar”.

Quizás lo dijera con bastante resentimiento por la pérdida de su compañero.

Se sentía decepcionado por este hecho y alguna vez lo llegó a demostrar.

Como en el Tour de Cerdeña del año 1970

Aquella carrera por etapas fue la primera victoria de Sercu en la carretera como profesional.

Un pinchazo de Merckx lo había dejado casi sin opciones a la general y Sercu asumió el liderato de la prueba.

Las etapas finales eran bastante montañosas y Sercu las temía, aunque pensaba que su amigo le respetaría aquella primera posición en la general.

No fue así. Para nada.

Merckx estaba allí para ganar y Sercu pertenecía a un equipo rival: fin de la historia.

El final de Eddy Merckx

De esta manera, “El Caníbal” lo atacó sin cesar en las siguientes etapas.

Una noche incluso llegaron a discutir airadamente.

Merckx no cedió y siguió con su acoso y derribo contra su viejo amigo rival.

Dicen que Sercu se agarraba a su rueda con sangre en los ojos, que llegó a morir mil veces, como él mismo luego declaró.

Al final pudo mantener su condición de líder.

RH Hoteles

Aquel mismo año, Sercu iba en cabeza en la Gante-Wevelgem con Merckx y otros dos corredores.

Parecía que el sprint final iba a ser suyo, pero Merckx no se lo permitió y ganó.

Ya sabemos que Eddy no era de regalar carreras, salvo alguna excepción a algún compañero de equipo muy fiel.

Sebastián Mora tiene un sueño por cumplir 

Sercu se había quedado sin ganar en el prestigioso clásico “de su casa”.

Dicen que la venganza se sirve en plato frío y, un tiempo más tarde, podemos imaginar la enorme satisfacción con la que derrotó a Merckx en el circuito europeo Ómnium.

Sercu y Merckx, Merckx y Sercu, enemigos íntimos.

Foto:  Patrick Sercu- Photos Nostalgie

LDB_Berria 1024×140

Endura LDB Summer 2019
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook

Lo más popular

Categorías

Más en Ciclismo antiguo

Inicio