Pau Gasol y lo que es el deporte

0
18
vistas

Permitidme hablar por un momento de algo que no es ciclismo pero que sí es deporte, o al menos se acerca a la idea que tengo de lo que es deporte. Estos días hemos estado pendientes del enorme pabellón de Lille, al norte de Francia, casi en el lindar belga, porque allí se jugó su suerte la selección española de baloncesto.

Aunque admito que no soy gran seguidor de un deporte que practiqué en mi edad escolar, soy, como otros tantos que me rodean, débil, y cuando la selección española está cerca de lograr algo importante me subo al carro de oportunistas que damos audiencias millonarias y, en este caso, enormes ganancias a Mediaset, que fue quien maltrató los derechos del Eurobasket.

Aunque no me considero como la gran mayoría de “aficionados” al deporte en este país, admito que el baloncesto siempre me ha gustado verlo cuando juega un tipo que me tiene admirado.

Sí, en efecto, es Pau Gasol y al margen de lo que hace deportivamente hablando, de su palmarés, de su trayectoria, de sus virguerías en la cancha, me impresiona la persona, eso que queda por los años y que se nos clava en el recuerdo más allá del efímero éxito deportivo, algo que viene, llega y pasa. Algo que el gigantón de Sant Boi parece tener muy claro.

Me gusta, me entusiama Pau Gasol porque es un deportista con todas las letras, y si se me permite, con mayúsculas. “Hemos venido a por el oro” le dijo a una periodista al finalizar el partido contra Francia. Ambicion total, ambición deportiva, digo, apuntar a lo más alto y saber que con tu trabajo serás capaz de alcanzarlo. Sencillamente magistral.

Pero esa ambición se viste de elegancia, saber estar, de personalidad y respeto. Ni por asomo entró el pivote en ningún acto de soberbia ni desprecio al rival, ni siquiera con lo goloso que resulta ganarles a los franceses en su casa. Nada, cero, respeto total y ajeno a la vorágine de prensa y afición que clamaba, que bramaba venganza y humillación al país vecino.

En las horas previas a la final contra Lituania le pusieron un PC con imágenes de su recital frente a Francia. Dijo el presentador: “No se pierdan las caras de Gasol viéndose ante Francia”. Inexpresivo pasó sin más la secuencia de unas imágenes que seguro tendrá bien grabadas y revisadas. Sin más, ni un comentario, vistas y punto.

Eso es para mi deporte, trabajar por el máximo, hacerlo al más alto nivel, intentar mejorar para ser el mejor, pero en un marchamo de pies en el suelo, sabiendo que esto es un juego, que se gana o se pierde, en lo suyo no se permite empatar, con respeto y sabiduría, sabiendo que delante hay un rival, que no juegas solo, que el que tienes enfrente tiene madre, padre y tíos que le aplauden y animan. Eso es deporte. Sólo espero que quienes aclaman a Pau aprendan a ser un poco mejores personas, que le imiten en todo. Mejor nos iría.

Publicidad

Deja un comentario