Peraud es la esencia misma del ciclismo

3
11
vistas

Cuando acaba una etapa puedes estar seguro que Jean Christophe no ha dejado nada en su cuerpo” nos dijo un día el product manager para carretera de Orbea, Joseba Arizaga.

No está siendo un Tour sencillo para Jean Christophe Peraud. El ciclismo es como la vida, y la vida es caprichosa, jodidamente caprichosa. Hace un año este pedazo de ciclista entregado a su oficio, y con tiempo para estudiar, pisó el podio de París. Fue segundo, tras una carrera plagada de multitud de eventos y sufrimiento, un sufrimiento mayúsculo -casi tan tangible como el de Sagan abdicando ante Van Avermaet-.

Este año Peraud llegó con mil dudas y medio asegurando que lo de hace un año no se iba a repetir. Esperamos a verlo, no quisimos creerle, pero a las primeras de cambio se descolgó y quedó a un mundo de los mejores. Un día, otro y otro, Peraud se vio fuera. Como su compañero Bardet, que fue tercero en Plateau de Beille, como todo su equipo, omnipresente el año pasado, casi inédito éste si no fuera por Vuillermoz en el mur de Bretagne.

Peraud lucha contra fantasmas. Voces no tangibles, difusas, aunque algunas por escrito, que dicen que su segunda plaza en el TDF 2014 fue producto de las bajas, casi en manada, de los favoritos del año pasado. Puede ser que ello tenga ver, es más, seguramente influyó, pero ciertamente analizar el Tour 2014 de Peraud en clave de bajas y abandonos es injusto y obvia una parte muy importante en este deporte: el ir más allá de lo que cualquier cuerpo aguanta.

Y para muestra un botón: la caída de hoy, por medio de unas carreteras que bien podrían ser dehesas extremeñas, secas, rugosas. Hornos ambulantes, gargantas secas en las que el agua no satisface a no ser que te zambullas en ella como Obelix en la marmita.

Cuando Peraud se levantó del suelo como esos nazarenos que la imaginería vallisoletana regaló a la Semana Santa supimos que iba a llegar, supimos que aunque crujido de dolor, cruzaría la meta. Porque si hay profesionales que honran su cometido en la vida el francés en uno de ellos.

En esos días tontos, en uno de esos en los que un necio emprende líneas y minutos contra el ciclismo, le convendría ver  un  vídeo de Peraud camino de Rodez y se pregunte si él sería capaz. Peraud es la esencia del ciclismo.

Imagen de ASO

INFO

Mira qué tiene Nacex para que viajes sin la bicicleta a cuestas…

Publicidad

3 COMENTARIOS

  1. De verdad que te felicito por el blog y las entradas que redactas cada día.. Has sido hasta la fecha el mejor follow en Twitter de 2015 en mi TL.. Gracias por tus opiniones y historias sobre el mundo de las dos ruedas.. El de hoy con Peraud.. Increíble.. Tíos como el son los que consiguen que globeros como yo nos sintamos profesionales subiendo y bajando en nuestras carreteras favoritas. Buenas noches.

Deja un comentario