Si Peter Sagan tuviera un equipazo a su lado…

0
248
vistas

Estos días estamos viendo con asombro la Vuelta a Turquía, carrera que es un publirreportaje de la modernidad y “europeización” que prenda alguna de las zonas del enorme país entre dos continentes, un país castigado por mil vicisitudes que a estar alturas de campaña ha podido sacado su carrera…

Y la vemos con asombro, por dos motivos, el primero lo acabamos de decir, y es lo bien que venden el destino, objetivo principal, no nos engañemos de toda la parafernalia, y el otro es ver cómo andan los Bora en esta altura de la campaña.

En Turquía corren con Shan Archbold, Silvio Herklotz, Leopold König, Gregor Mühlberger, Matteo Pelucchi, Aleksejs Saramontis y Michael Schwarzmann secundando a Sam Bennet, el irlandés que emula a Sagan en California contando etapas por triunfos, todos, fruto del punto de forma de su equipo, que no deja cabo suelto cuando huele sangre.

Bennet ha logrado un triplete en el que ha estado arropado por los suyos como pocas veces hemos visto a Sagan en la campaña que ya concluyó para él hace unas semanas, el día que fue tres veces campeón del mundo. El hecho de Sagan se las vea en las mejores carreras seguro que tendrá mucho que ver.

Sagan esta temporada ha logrado alguna victoria menos que en su campaña en Tinkoff, y la ha firmado estando menos acompañado, tanto por el equipo como por la selección, porque el oro de Sagan en Bergen lo consigue tras bastarse y sobrarse él solo en los últimos cinco kilómetros –los que no se ven- donde el eslovaco consigue mantener el grupo a ralla hasta el final, donde bate a Kristoff.

Cierto es que ese día, la selección eslovaca le acompañó hasta la última vuelta y que Sagan admite veladamente que compañeros en otras selecciones le facilitaron las cosas, no en vano uno de los primeros que le felicita es Lukas Pöstlberger, austriaco y primer líder en el Giro.

Si miramos la campaña se Sagan veremos que por lo general es un ciclista que se ha buscado pero que muy bien la vida él solo. En sus grandes instantes destaca el trabajo que le hace Rafal Majka en la llegada del Tour, cuando el polaco le aproxima a Richie Porte.

Por lo demás, Sagan ha estado relativamente solo mientras otros corredores rivales han tenido compañeros. Sagan en ese sentido ha tenido mucho de hidalgo, como Oscar Freire en su momento, saltando de rueda en rueda, sondeando la estela, el pasillo, el momento y dando el golpe.

Mirad lo importante que fue Daniel Oss para Van Avermaet en Roubaix y pensad que el melenudo ciclista estará con Sagan el año que viene, igual que otros como Kennaugh y Formolo para circunstancias variadas. Quizá haya llegado el momento de saber qué sería de Sagan con un equipo a su altura, poco a poco lo va construyendo.

Imágenes tomadas del FB de Bora-Hansgrohe

INFO

Os presentamos la Gran Fondo Cambrils Park

Publicidad

Deja un comentario