Connect with us

Philippe Gilbert y los antiguos

Philippe Gilbert Quick Step

Ciclistas

Philippe Gilbert y los antiguos

Philippe Gilbert y los antiguos

Cruz – LEadboard2 Post
Tiempo de lectura:2 Minutos

Dice Philippe Gilbert que quiere estar entre De Vlaeminck, Van Looy y Merckx.

Hace un año, tiene narices, hablábamos de la segunda vida belga de Philippe Gilbert, como vaticinando que el mejor ciclista valón desde VDB tendría una nueva oportunidad en el seno de un equipo de casa, de su casa, tras varias campañas grises en el BMC.

Hace poco menos de un año, cuando ganó irresistiblemente La Panne, Philippe Gilbert admitió que en ese estado de forma, en ese punto, se veía ganando Flandes y Roubaix.

Hizo lo primero y omitió lo segundo, porque en Roubaix el primer, segundo y tercer espada era Tom Boonen en el día de su despedida.

Pero Philippe Gilbert insiste, quiere doblar, ahora no Flandes y Roubaix, pero sí San Remo y Roubaix, para entrar en el baldaquino de la historia junto a Van Looy, Merckx y De Vlaeminck, los únicos tres que aúnan los cinco monumentos en su excelso palmarés.

La tarea en dos tiempos es ingente ardua.

Castelli-LDB2

En El Velódromo…

Priorat y ciclismo sin límite


San Remo se lo plantea para ya, conoce la carrera, ha pisado dos veces el podio y es más convencional. Hablamos de una carrera impredecible, en la que romper el sprint es cosa de privilegiados por la naturaleza, se nos ocurren Sagan, Kwiako y poco más, y en la que llegar al sprint es una rémora para Philippe Gilbert, más lento, sobre el papel, aunque sobre el papel no siempre pasan las cosas en un monumento.

Y si no mirad la carambola, Kwiatko ganó San Remo a Sagan y Gilbert la Amstel a Kwiatko…

Roubaix es otra historia. El palmarés de Philippe Gilbert en el infierno es nulo, y experiencia parece ir a la par. Si San Remo parece sencilla, sobre el papel, pero complicadísima por la feroz competencia, añadidle los calambres de la mala suerte que siempre surgen camino del velódromo más famoso del mundo.

Lo bueno de Philippe Gilbert es que parece en otra esfera, es un ciclista que corre al margen de las obligaciones diarias y compite por el placer de completar una obra maestra, que es su bagaje, legado y palmarés.

Su forma de correr ha pasado por diversas fases.

Aquel ciclista de la FDJ que siempre atacaba y atacaba sin suerte, buscando la heroica para ser neutralizado, diluido en la suerte que trataba de esquivar, hasta que ganó esa carrera que un día se llamó Het Volk, con el sello de la casa, no contento con ganar, quiso intimidar.

Luego el Philippe GIlbert de Lotto, que dobló Lombardía y ganaba casi por inercia. Certero, firmó una campaña de excepción, año 2011.

Posteriormente le acogió el BMC, con contrato millonario. Periodo gris que abrió y cerró con la tricolor belga. Un mundial le salva el periplo, un periplo muy alejado de lo previsto.

Y el Philippe Gilbert del Quick Step, la pieza de deseo de Lefevere, que es el ciclista suelto y espectacular que nos gusta. Un objeto de culto que echaremos a faltar cuando ya no esté. 

Imagen tomada de FB de Amstel Gold Race

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Inicio