¿Por qué las retransmisiones ciclistas dejan tanto que desear en España?

3
56
vistas

Una vez, hace veinte años, hubo una crono en el Giro de Italia. Sí fue el primero que ganó Miguel Indurain. El test en cuestión iba de Arezzo a Sansepolcro. Dos ciudades toscanas de tamaño medio. Con el tiempo, unos cinco años después “La Vida es Bella” de Roberto Benigni nos inmortalizaría esa increíble urbe medieval que es Arezzo. Recuerdo con cariño aquella etapa. No por que Miguel ganara, que también, sino por que reconozco con memoria fotográfica algunas instantáneas de aquel día. Imágenes que hablaban de un lugar bellísimo, único, singular, medieval,…

El ciclismo, una plataforma promocional, si se aprovecha
Admito estos cariñosos souvenirs mentales por que me abrieron las puertas del corazón dela bota itálica de par en par. Desde entonces admiré como ninguna las retransmisiones italianas. Por esas callejuelas serpenteantes sin acera, cuya tarima arrima al umbral de las casas, esas torcidas estructuras urbanas de la Umbria, de la Ligurua, del Piemonte,… lugares que hoy, con familia y la suerte de conservar el trabajo, visito alimentado por los recuerdos de aquellas retransmisiones.
Estos días vemos la Vuelta a Turquía, un lugar que a mí personalmente no me van a inocular pues hace años que quiero conocer este bello país entre continentes. Un sitio cuyo valor patrimonial y paisajístico marca el carácter de las retransmisiones de la televisión otomana. Luciendo poderío histórico, acoplado a las modernidades y la comodidad de éstas, el pujante estado laico quiere hacer de su carrera el mejor carrusel visual. Una acción cuyo impacto se estima en miles, millones, de euros, aunque seguramente montada con muchos menos posibles. Lo explica bien Borja Cuadrado aquí.
Hace poco recibíamos una nota previa a la Volta a Catalunya sobre la enorme difusión mundial que la carrera iba a tener. Millones de potenciales televidentes en señal multinacional,  una cobertura por la que muchos matarían combinada con una producción indeseable. Mi pregunta es, al margen de seguir la carrera, como por ejemplo hacen durante el Tour, ¿es posible querer ir a un lugar que no te muestran o te cercioran? ¿Es el aficionado medio del ciclismo, tan extendido en países que a nosotros nos conviene tener contentos, objetivo de esas retransmisiones para que en sus próximas vacaciones venga a visitarnos y dejarnos unas buenas pelas? Yo creo que sí. Entonces ¿qué sentido tienen tan lamentables retransmisiones?.
Lo vimos por ejemplo en la señal de la pasada Vuelta a España. Yo soy director técnico del patronato de turismo de la ciudad de Salamanca y pongo el grito en el cielo ante el atropello que supuso para esa ciudad la cobertura de TVE de la crono que en ella tuvo lugar. No fuimos conscientes, visualmente hablo, de que la carrera moría en la Plaza Mayor hasta que se realizó la habitual vista de pájaro desde el helicóptero. Una vista de pájaro intuida entre las clasificaciones. Aquella carrera recorrió emblemas de la ciudad charra como el Puente Romano, la muralla, San Pablo, los Dominicos, las Dueñas y la Salina sin mayor guiño de la realización que tomas espontáneas y veloces desde la moto. Siendo España el país con mayor cantidad de patrimonio de la humanidad del mundo y potencia mundial nº 3 a nivel turístico ¿tiene sentido que los turcos nos pasen la mano por encima en estas cuestiones?

Publicidad

3 COMENTARIOS

  1. Bonito post…estoy de acuerdo contigo que los aficionados al ciclismo pasamos "hambre de retransmisiones" y cuando lo hacen, en ocasiones no son en directo. Tienen preferencia otros deportes.Creo que el año pasado ya se notaban los recortes en tve y lo curioso del caso es que al director de td le gusta el ciclismo.Es una pena que el Giro no entre en sus planes, en mi opinicón es la más espectacular de las tres grandes.Saludos.

  2. Hace unos días visitaba Toledo y soñaba con una etapa acabando dentro de la ciudad amurallada, con sus adoquines y calles de 2 metros, los frikis de turno vestidos de cruzados y caballeros medievales. Que buena publicidad le haría a la ciudad, pero luego leo esto, imagina la retransmisión, y se me pasan las ganas de verlo… Espero que el señor Guillen lea este blog y tome medidas para mejorar eso.

    • Bueno es que Toledo es un escenario flipante. Hubo una época que acababa en el Zocodover y tenía una pinta excelente la meta. España es el país con más patrimonio de la humanidad que lleva el ciclismo a los alrededores de los centros históricos y que peor los filma cuando va por estos.

Deja un comentario