Por unas ciudades que amen las bicicletas

0
5
vistas

Dejadme aprovechar este post para desahogarme de algunas situaciones que he vivido en la calzada como ciclista urbano con algún que otro vehículo. Porque son curiosas las reacciones de algunos de los conductores en nuestras ciudades y seguro que vosotros también habéis padecido algún desaire.

Califico las reacciones de curiosas porque, digo yo, que a priori la bicicleta es algo que no molesta, o no debería molestar a nadie. Es más, si muchas de estas personas se pararan a pensar, verían que es un sistema beneficioso para todos y que en general la bicicleta despierta cierta simpatía a todo el mundo.

No conozco a mucha gente que odie la bici por sistema. Sin embargo a la vista de las cosas que nos pasan, no podemos llegar a una conclusión tan edulcorada. En efecto, hay gente que odia las bicis, o a los ciclistas, o ambas cosas. Y esto me duele.

Porque ¿a qué se debe que un coche te adelante sin respetar la distancia de seguridad para parar veinte metros más tarde en un semáforo? Cuántos de vosotros habéis pasado por esta situación. O que te chillen diciéndote que te apartes, que las bicis tienen que ir por el carril bici y  si no lo hay te jodes. O que una moto te pase tan cerca que te sobresaltes y pierdas el equilibrio.

Cuando el ciclista los vuelve a alcanzar, la cosa se acostumbra a calentarse y conviene contar hasta tres o pararse más rato en el semáforo para perderlos de vista. En mi caso debo admitir reconocer que lo hago, pero que hay veces que me cuesta callarme y no puedo evitar decirles que están locos, que están jugando con nuestra vida, aunque mientras gritas todo lo que digas no sirve de nada.

La nueva normativa de circulación dice que si alguien increpa a un ciclista será sancionado y que si no se nos respeta pagarán una multa.  Lo que pasa es que es tan difícil de demostrar un insulto o una falta de respeto… O tienes a un agente que lo vea todo o no hay manera de que funcionen este tipo de normas.

Cuando los políticos piensan en bicis y en movilidad, y se gastan tanto dinero en infraestructuras, resulta fácil contentar a las muchas personas que se quedan en este tipo de acciones. Se quedan en la superficie. Yo sin embargo soy un poco inconformista, igual que pido más inversión  en infraestructuras, también querría se gastara en la concienciación de la gente con campañas de información al ciudadano diciéndole los beneficios que obtiene su ciudad con ciclistas por las calles. Me gustaría que les explique que una bici es un coche menos. Que la bicicleta contribuirá a que en el futuro la convivencia mejore y la humanización se instale en las ciudades. No creo que sea tan complicado explicarlo bien.

Si consiguieran la misma eficacia que obtienen en sus campañas políticas, daríamos un gran paso en la convivencia y el civismo en nuestras ciudades. Jamás he creído que las multas solucionen los problemas de convivencia, porque el problema real que tenemos es ése, de convivencia.  Yo os recomiendo que evitéis los enfrentamientos e incluso que si alguien os increpa o insulta no hay cosa que más les duela que lanzar un bonito beso con una gran sonrisa, saludarles o tirarles algún piropo. Ante lo inesperado de nuestra reacción, seguro que se replantean alguna cosa, al menos durante un rato.

Desde Barceloneta Bikes

Imagen tomada de  bicicletasciudadesviajes.blogspot.com

INFO

2

En estos días de frío profundo, hemos sacado esta chaqueta Gore-Tex. Sinceramente, no notas que la llevas puesta, es ligera, recia y solvente. Te deja ajeno a la intemperie y no pierdes nada de movilidad. Al llegar a casa, mientras ves como los copos de nieve y el agua resbala por su superficie, te la quitas metes la mano por dentro y “tachán” seca totalmente. Muy recomendable. Mirad más aquí.

Deja un comentario