Mi segunda e inolvidable Volta

0
19
vistas

Sólo puedo decir que estar en esta Volta ha sido una gran satisfacción y una experiencia muy bonita. Llevaba mucho tiempo pensado en ella, no os exagero si os digo que más de medio año. Empecé a prepararme en octubre para formar una buena base y cada vez acumulando más intensidad y más desniveles para sentirme preparado y ello unido a algunas carreras que me han ido dando ritmo de competición.

Lamentablemente no he podido acabarla por enfermedad, pero nunca olvidaré los los momentos al pasar por La Molina, instantes muy especiales viendo pancartas con mi nombre y con un pasillo de gente escuchando “Simón, Simón” por todas partes. Gracias de corazón a quienes me hizo mucha ilusión. Y luego poder charlar con la familia y amigos al termino también me llenó.

Pero todo no salió como esperaba y me atacó la enfermedad. Los síntomas empezaron una tos muy intensa acompañada de debilidad y escalofríos durante la cuarta etapa. Algo iba mal.

1
Sufriendo mucho conseguí terminar en Port Ainé. Al llegar me controlé la temperatura y estaba a más de 39ºC. Crucé los dedos para recuperarme para el día siguiente pero pasé muy mala noche y seguía con debilidad y fiebre así que no vi otra posibilidad que dejar la carrera muy a mi pesar.

Fue un palo, la verdad, me sentí muy mosqueado con la situación ya que estaba disfrutando mucho y más al ser la carrera de casa. Me fui muy fastidiado, pero toca recuperarse.

Ahora tenemos las clásicas Fleche Brabanzona de Bélgica y GP de Denain en Francia antes del Tour de Croacia y Clásica Frankfurt (Alemania) y luego del primer parón. Ya para la segunda parte a preparar Tour de Suiza y Tour de Polonia que son pruebas World Tour importantes para el equipo, un grupo en el que me siento contento e integrado al equipo, me tienen valorado y confían en mí.

Por Jordi Simon

Publicidad

Deja un comentario