Propuestas singulares en un momento desesperado

0
2
vistas

La fecunda pluma de Carlos Arribas en su atrio de El País dio el pasado las líneas maestras de como él define “una curiosa contribución”. Pipe Gómez y José Rodríguez, ambos exciclistas del equipo Kelme, el primero presidente de la ACP, el otro abogado que hemos visto acompañar a la senadora Marta Domínguez, proponen a los organizadores vender su alma y derechos a cambio de una ayudita que comprende los gastos del antidopaje y proyección en televisión, según parece Marca TV.

Gómez y Rodríguez realizan esta oferta a través de una entidad llamada Fundacion Coequipier- Compañero. Identificada en el BOE desde hace dos años, como bien señala Arribas su objeto responde literalmente a:

 

“La promoción, realización y desarrollo, ya sea de forma directa o concertada, de programas, proyectos y prestaciones que puedan ser beneficiosos para la sociedad en los ámbitos cultural, social, económico y/o deportivo, y de todo tipo de actividades relacionadas con el uso de la bicicleta”

 

Es decir este ente cuyo conocimiento es nulo, o casi nulo, se propone a las 17 carreras aún vigentes en calendario español para integrarse en una liga que se bautizaría Cofidis. Además otros dos esposos parecen en la lista de espera de esta propuesta.

 

Del otro lado, los organizadores, apremiados además por el propio Pipe. “En unos momentos en que solo cuentan con televisión en directo las carreras más importantes, las pertenecientes al WorldTour, nosotros garantizaríamos una presencia muy importante en los medios audiovisuales” dice en el recorte de El País.

Veamos. Lo que en principio parece una tentadora propuesta esconde “letra pequeña” como bien me han confirmado. Tenemos las reacciones de dos organizadores de similar molde, Rubén Peris de la Volta a Catalunya y José Luis López Cerrón de la Vuelta a Castilla y León, al margen de su recién estrenada presidencia en la RFEC. Ambos ponen reservas encima de la mesa. Cofidis puede entrar en conflicto con algunos de sus patrocinadores. En el caso de López Cerrón el argumento nos parece magro. Dice que tiene dos cajas, ambas castellanoleonesas y muy cercanas a ser intervenidas cuando no liquidadas.

Si seguimos manteniendo la política de llamar a la caja de turno –hoy se ha sabido que el 95% del sistema financiero español estará en la tutela del BCE- continuamos demostrando que no hemos entendido nada de lo que está pasando. Por ejemplo la Clásica de Almería se viste de Cajamar. ¿Cómo cuadrar la entidad de créditos leoninos con la publicidad de tus cajas en suspenso de continuidad?

Con todo, seguimos en las mismas. “Think global, act local”. Unos lo ven muy claro, tanto que quieren correr más de lo preciso, otros no quieren entrar al trapo de entrada. En el punto intermedio está la virtud, como siempre. Cerrarse de entrada a la propuesta es sinónimo de querer mantener íntegra la corrala.

De cualquiera de las maneras el calendario español necesitaba un revulsivo, no sé si éste. No obstante, instamos a Pipe y Rodríguez que no piensen sólo en las carreras operativas. Si fueran capaces de reflotar alguna de las que se perdieron por el camino su labor en favor de la bicicleta sería incluso más prolífica.

Deja un comentario