Prueba a hacer un “sur place” frente al semáforo

0
294
vistas

El semáforo rojo es uno de los temas más controvertidos del ciclista que se escurre por entre los coches, aceras y pasos de cebra de la ciudad. Aquí hemos tenido dos visiones muy opuestas. Desde la que defiende que el ciclista debe omitirlo porque “los semáforos son para los coches hasta quien afirmó que “siempre tendremos un conductor que escrute nuestra actitud frente a un semáforo en rojo y recriminarnos que nos lo saltamos deliberadamente”.

Pues bien, permitidme que dé una solución intermedia. Estos días de atrás he visto a un par de ciclistas hacer una cosa que seguro que habréis visto pero que, o no sabéis ponerle nombre o no os atrevéis a hacer. Me refiero al sano y súper estético ejercicio del “sur place”, algo que en vísperas de un mundial de pista, no está de mas recomendarlo para esos momentos de impás.

El “sur place”, también llamado “stand track” en inglés, es la posición de quietud total sobre la bicicleta sin poner el pie al suelo ni apoyo alguno. Es una suerte de equilibrio casi imposible, porque como bien se dice “en la bicicleta cuando te paras, te caes”, que se hace combinando la fuerza y los equilibrios entre las dos piernas y el hábil manejo del freno.


En las carreras de velocidad de pista, para un servidor las más bonitas de todo el repertorio de un velódromo, se estila muchas veces. Hubo uno que duró más de media hora y para evitar que la gente se durmiera, se limitó a mucho menos tiempo, a escaso medio minuto. Lo protagonizaron dos velocistas de nombre Antonio Maspes y Jan Derksen. 32´20´´,manteniendo el equilibrio, a ver quién pasaba primero y por tanto perdía el rebufo del otro.

Y mira por donde que hemos visto a varios hacerlo mientras esperan a que el semáforo se ponga verde. Espectacular fue contemplar el otro dia a un japonés sobre una fixie blanca y ruedas de amplísimo perfil equilibrando hacia atrás y adelante esperando a que tuviera vía libre. Fue terrible, de verdad y aunque suene raro, quizá probarlo, y mejorarlo cada día, os quite parte de esa ansiedad que llevamos todos y nos empujar a coser políticamente correctos.

Por cierto yo lo probé y casi me estampo, pero mi torpeza no tiene porque ser la norma.

Imagen tomada de www.mediamatic.net

Publicidad

Deja un comentario