¿Puede Landa liderar un gran equipo?

0
625
vistas
Mikel Landa sondea su futuro

Froome, Bardet, Kittel, Matthews, incluso si me apretáis, Kwiatkowski. Son nombres del verano, nombres de verano, un serial de ciclistas que han brillado hasta punto superlativo, logrando, entre otras cosas, el objetivo por el que han bebido los vientos desde que dibujaron el año en marcha. Sin embargo, si la campaña tiene un nombre creo que no erraríamos al decir que es el de Mikel Landa, ahora mismo el soltero de oro del ciclismo mundial, el tipo con cara de no haber roto un plato que todas las suegras querrían en la mesa de Nochebuena.

Landa ahora mismo es un cheque en blanco para quien quiera ejecutarlo. Lo único claro que tiene ahora es que no seguirá en el Team Sky, no sobre el papel, pues como imaginaréis cosas más raras se han visto. Cuando Landa dice “nunca más quiero ir de segundo”, está claro que con los británicos en teoría no debería ir, en teoría, pues el techo lo marca Froome.

Pero han pasado los días y el mutismo es la tónica. Antes de entrar en otras valoraciones, me permitiréis una paja mental: creo que Mikel Landa será el próximo líder del Trek-Segfredo. A saber, Contador hace migas con el alavés en la mejor etapa del Tour pasado, Contador se retira, Landa busca equipo de garantías, Trek lo es, Trek busca recambio de Contador, Landa puede serlo… blanco y en botella.

Ya os digo, son brindis al sol, como queráis llamarlo, pero está ahí, es una opción y algún sitio ya se ha barruntado.

De cualqueira de las maneras, la pregunta que emerge: ¿Puede Landa liderar un gran equipo?

Yo, sinceramente, no sabría responder. Sobre el papel tiene calidad, carisma y carácter. Es capo, de eso no cabe duda, habla como si lo fuera y lo mejor dice que ansía serlo, sin reportar a nadie. Otra cosa es la gestión de las servidumbres de ser capo. Eso es otra cosa.

Las mejores actuaciones de Landa hasta la fecha han sido sin esperarlo. Dígase Giro de hace dos años, donde el jefe era Fabio Aru, y en este Tour, donde el líder era el mentado Froome. Landa lideró el Team Sky el año pasado en el Giro con resultado de abandono, podréis decir lo que queráis, lo único probado fue que abandonó la carrera a los ocho días. Este año compartió, sintomático, liderato con Geraint Thomas, una caída le arruinó la general, se rehízo y buscó la etapa, que al final encontró, con el azul de la montaña de propina.

Mikel Landa tiene dos de las “C” que se supone a un gran líder, carisma y carácter, como ya dijimos, le falta demostrar íntegramente que es capaz, y aunque parezca sencillo, no lo es, hablamos de alto nivel, máxima exigencia. Muchos pensábamos que a estas alturas Peter Sagan llevaría un porrón de monumentos, sólo tiene uno. Las cosas a veces no son como las pensamos o imaginamos.

En el ciclismo actual Landa tiene recorrido: pocas cronos y buena dosis de montaña, aunque eso tampoco habría de ser un dogma, si una cosa ha demostrado este ciclista es que quiere mejorar en todos los terrenos. No obstante, su carrera es un cuello de botella, lleva tiempo prometiendo mucho y llega el momento de cumplir. Yo quisiera verle donde él cree que puede llegar, porque es un corredor soberbio, pero ciclistas soberbios hemos visto muchos, campeones muchos menos.

Imagen tomada de Team Sky

INFO

Caja de barritas variadas de EnergyFig incluye piezas de
Plátano o café
Naranja o fresa
Grosella
Coco + Quinona

Publicidad

Deja un comentario