Purito no vende humo

2
6
vistas

Manoseaba su medalla mundialista lograda en Mendrisio apurando una rubia fresquita mientras atizaba sus razones para dejar el Caisse d´ Epargne. Purito Rodríguez tenía claro que probar suerte fuera del cuadro de Unzue era paso inequívoco para seguir creciendo. “Si logras algo en el Tour será para toda la vida, más grande que todo lo anterior junto” le susurraban en el entorno. Joaquim lo tuvo claro, echó mano de arrojo y aceptó, hace casi dos años, irse al Katusha. Una premisa en esa ficha era la presencia en el Tour. Ésta se cumplió y se saldó en positivo.
Purito acabó su primer año en el seno ruso primero de la UCI. Por puntos fue el mejor ciclista del mundo firmando una campaña íntegra, dándose la razón a sí mismo cuando nos explicada sus necesidades deportivas insatisfechas. “Me siento de puta madre liderando un equipo, que trabaje para mí y poder responder con una victoria” confesaba sin rubor. El runrún del éxito fue más grande que las servidumbres de saberse el mejor gregario de Valverde. Tenía triunfos en sus piernas, quería darles forma y se apresuró.
Su discurso contundente podía sonar socarrón, chulesco en ocasiones. Sin embargo cumple. Entre los rusos está como Dios. No sólo se dispone a liderar con tino sino que también suma y suma gente de confianza a su alrededor. Españoliza el Katusha como los rusos copan las costas españolas. Tanto en Valdepeñas como en San Lorenzo del Escorial evidenció que el trabajo de los suyos no debe ser tenido en balde. El respeto por sus compañeros pasa por no fallar, o hacerlo rara vez. En esas bruscas y empinadas subidas que tan de moda se ha puesto sólo un valón le puede superar, en otros foros es imbatible.
Sin embargo, sorpréndase, este ciclista hecho al calor de la picaresca callejera parece tener su talón de Aquiles en ciertos puertos largos. El año pasado en Andorra y este domingo en la Covatilla Purito dejó claro que las subidas diesel no son las suyas, hasta en esto no engaña, igual que en las cronos, donde se declara incapaz de mejorar. Y es que, lo dicho, Purito pasa de vender humo.

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Hola Iván, totalmente de acuerdo contigo. Precisamente Joaquim Rodríguez es un tipo muy transparente y podríamos decir que todo el mundo sabe por donde flojea. Y sus declaraciones después de llevar reventado en La Covatilla, lo demuestran. Que se haya sentido algo eufórico por pillar el maillot de líder es lo más normal del mundo siendo él, y si no confía en sus posibilidades ¿quien lo va a hacer?! Personalmente creo que al periodista de El País que firma la crónica de hoy se el ha ido la mano con la poesía y las metáforas dando una imagen de Purito como un rey destronado que me parece poco acorde con la realidad, cuando Purito sabe perfectamente que le puede caer una minutada en la crono y nunca ha dicho lo contrario. Vamos, yo siempre he visto a este ciclista como un loco apasionado del ciclismo y punto. Saludos, Olga

Deja un comentario