Connect with us

El puzzle de Nairo Quintana

Nairo en el día de Colombia

Ciclistas

El puzzle de Nairo Quintana

En los días que asistimos a movimientos estratosféricos en el fútbol, con una cifra, que de concretarse, sería mareante, la del fichaje de Neymar por el PSG, el ciclismo vive su propio “mercato” con un nombre en el epicentro, el de Nairo Quintana.

En un deporte, donde lo normal es esperar a que se amorticen los contratos, parece que Nairo tiene novias fuera del Movistar, porque lo que es dentro del equipo azul, las cosas no rulan. Ha hecho falta un Tour torcido para que se digan cosas, se cuenten historias, y se escriban palabras gruesas del colombiano, dentro del equipo de su vida.

L´ Equipe habla de Astana y Sky, el primero conllevaría la salida de Fabio Aru, cosa que parece que está prevista, el segundo sería aberrante, porque uno de los dos mejores ciclistas del Tour en los últimos cuatro años tendría que trabajar para el otro. Sinceramente no lo veo. No obstante no os dejéis llevar por la euforia, L´ Equipe, dentro de su áurea, dijo que Froome podría acabar en el BMC no hace mucho. El propio inglés lo desmintió.

Nairo se puede ir al Sky o Astana

Sea como fuere muchas cosas confluyen en Nairo. Uno puede tener una mala carrera, incluso un mal año. Somos humanos, músculo y hueso, sentimos y padecemos, y aunque Nairo no muestre sentimiento en ese rostro congelado, también pasan cosas por esa cabecita. Otra tema es atribuir a la presión que dicen algunos su bajo rendimiento. Aquí las cosas son claras, si el ciclista gana y brilla, se dice, si no es así también, y diría más, cuando hay mala suerte también se admite. Inquina, la justa.

Hablamos de profesionales por favor, de gente que vive de esto, para esto, soportar la presión forma parte del sueldo, los comentarios, los titulares, como diría aquella profe de escuela de baile: “La fama cuesta”.

Nairo ha fallado porque todo ha fallado, su planificación principalmente, pero el entorno también. Movistar ha sido testimonial en este Tour, cargado de mala suerte, también, pero testimonial. Dice Unzue que todo se vino abajo con Valverde, es que visto lo visto, creo que el murciano era el líder: por estado de forma, por recorrido, por el cansancio de Nairo en el Giro y por la forma de arriesgar en la crono inicial. Periodistas que conocen bien la casa dicen en antena que “en el equipo dejaron que Nairo se estrellara contra el doblete”.

Yo lo veo blanco y en botella, en la época en que todo se puede, cosas peores se han visto. Aún recuerdo el cabreo que tenia Vicente Belda cuando Lance Armstrong entró a saco a por Roberto Heras, creo que entonces se rompió un contrato o se faltó a la palabra. Ion Izagirre el año pasado también lo rompió, con Movistar para más inri.

Yo no creo que los telefónicos quieran desprenderse de Nairo, el ciclista es Dios en su país y América Latina es un gran mercado, pero… cosas más complicadas se han visto y quizá mejor dejar el asunto, antes de que acabe peor. Si no hay hartazgo por ambas partes, no debe estar lejos, las palabras del padre de Nairo, opiniones y comentarios que uno le llegan, esa balsa de aceite que parece por fuera, por dentro no lo es.

Y la pieza que viene a complicarlo todo: Mikel Landa, cuarto en el Tour, pero sin duda objeto de miradas y conjeturas. No quiere volver a ser el segundo de nadie nunca más, y suena para Movistar. Lo que le faltaba a Nairo para que el puzle no encaje.

Imagen tomada del FB de Movistar Team

INFO

No dejes para el final apuntarte para la Clásica Puertos de Somiedo

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Ciclistas

Inicio