Qué grande David, qué grande Albert

1
51
vistas

Si la madison fuera un idioma, sería el mallorquín. Anoche, hasta tarde, nos quedamos de pie, medio en vela, para ver un milagro. Un milagro que como muchos que ocurren se hacen a través de la fe, de la perseverancia, del corazón, del TRA BA JO. David Muntaner y Albert Torres fueron Isaac Gálvez, Miquel Alzamora,… Joan Llaneras. Lograron el cuarto, sí cuatro ya, oro de la pista española en la americana, esa carrera caótica de treinta ciclistas, o más, dando vueltas diferentes velocidades por la madera del velódromo a golpe de relevos invisibles, pues no hay testigo, midiendo donde darlo para sacar la velocidad en los sprints puntuales y el fondo en los ataques de gran radio.

Publicidad

Se respiraba ambiente raro en la elipse de Cali. La carrera se corrió a cuchillo y arrojó el resultado de los belgas primero y luego, la pareja española. Impás, momento de tensión, expectantes, los jueces revisaban vídeos, anotaban, hablaban. El técnico belga explicaba y explica, gesticulaba, su cara denotaba en curso de los acontecimientos. En los hot seats Muntaner y Torres comentaban la jugada, parecían ajenos, como ausentes. De repente, la pareja belga es invitada a salir del cuadro, los españoles pasan a los asientos centrales. Se había estimado que Bélgica había perdido vuelta. España pasaba a ser campeona.

A pesar de que en el podio hubo reacciones diversas y que en el canal de Youtube los comentarios respecto a España fueron bárbaros, no les resten ni una pizca de mérito a estos chavales. Ahora mismo en España conseguir algo de este tamaño es doblemente grande, porque al sorteo propio de la competición le añades historias personales y profesionales trufadas de dificultades mil. Sé que la pareja belga estará en las catacumbas del dolor, pero ellos volverán a su casa y serán héroes, el dúo español incluso ganando tendrá problemas para ser tratado como lo que es: campeón del mundo.

Miren los tres medallistas españoles en Cali. Eloy Teruel, un ciclista que lleva mucho tiempo demostrando cosas, entre otras cosas, dos podios mundialistas y consecutivos. Se tuvo que ir a Estados Unidos a correr, porque tras un año con Movistar no hubo continuidad. Albert Torres es un ciclista que desde muy temprana, tempranísima, edad se mide con ciclistas mucho más hechos y los bate. Ahora que entra en plenitud pisa los terrenos que su clase le permite. Si Albert corre para el Team Ecuador, David Muntaner lo hace para el Active Jet polaco.

Sepan que Albert comentó aquí mismo que el material de la selección española se mueve con unos cuantos años de retraso respecto a sus rivales. Que David logró un hilo de esperanza para su carrera hace un año cuando convenció a un patrocinador privado para que le sacara pasaje a Bielorrusia a colgarse la plata de americana.

Desconozco cuál será la beca por ganar un mundial de  una modalidad que no es olímpica, hasta en eso se les complica. Sea como fuere que les quiten los bailado, el próximo ciclo de seis días irán como la pareja campeona del mundo y nos desquitarán del enorme mazazo que fue perder a Isaac Gálvez vestido con ese bellísimo maillot en Gante, Berlín, Amsterdam,…

Entendemos la situación, no es sencilla y obviamente hay que invertir en sanidad antes que en ciclismo en pista, pero al calor de estos triunfos –contados desde Madrid por jefe de prensa de la española y no in situ- habrán fotos y palmaditas. Hace diez años España tuvo una generación de pistards que caminó en la cresta de la ola durante varias temporadas, que lograron medallas olímpicas y campeonatos del mundo. En esos momentos “España iba bien” y qué se hizo…

Imagen tomada de www.elperiodico.com

 

 

1 COMENTARIO

Deja un comentario